Selector color Fucsia Selector color Azul Selector color Verde Selector color Lila
Usuario:  Clave:        Olvidó su clave | ¿Usuario?
 

Síguenos en G+

Pensamiento +

Sabías que hablar solo lo que puede beneficiar a los otros o a ti mismo; evita las conversaciones fatiles.

Visitantes en Web

Tenemos 31 invitados conectado

Fans Facebook



Mis Tweets


Etiqueta SocialEs el conjunto de reglas que debemos observar para comunicar dignidad, decoro y elegancia a nuestras acciones y palabras, y manifestar a los demás la benevolencia. atención y respeto debidos. Sus prescripciones tienden a la conservación del orden y buena armonía que suelen reinar entre los hombres y estrechar los lazos que los unen, por medio de impresiones agradables.

Las reglas de urbanidad no se encuentran ni pueden encontrarse en las leyes; sin embargo, no podría conservarse ninguna sociedad en que fuesen absolutamente desconocidas. Ellas nos enseñan a ser metódicos y exactos en el cumplimiento de nuestros deberes sociales; y a dirigir nuestra conducta de manera que a nadie causemos mortificación o disgusto; a tolerar caprichos y debilidades de los hombres; a ser atentos, agradables y complacientes, sacrificando, cada vez que sea necesario y posible, nuestros gustos y comodidades a los ajenos; a tener limpieza y compostura en nuestras personas, para fomentar nuestra propia estimación y merecer la de los demás; y adquirir, aquel tacto fino y delicado que nos hacen capaces de apreciar en sociedad todas las circunstancias y proceder con arreglo a lo que cada una exige.

Por medio del estudio de las reglas de urbanidad, y por contacto con personas cultas y bien educadas, llegamos a adquirir lo que se llama buenas maneras o buenos modales, el cual no es otra cosa que decencia, moderación y oportunidad en nuestras acciones y palabras, y aquella delicadeza y gallardía que aparecen en todos nuestros movimientos exteriores, revelando suavidad de costumbres y cultura.

En nuestra web, desempolvaremos un poco de cada una de ellas para no olvidarnos de las "Buenas Costumbres", que tanto se están perdiendo en la actualidad. Esperamos, que lo ponga en práctica desde su hogar, porque está comprobado que quien tiene malos modales en casa, los tiene también en la calle. Recuerden, en no forzar sus modales. La mejor elegancia, es aquella que no se nota.

Publicado en Conceptos Básicos

Etiqueta SocialLa etiqueta es parte esencial en la urbanidad. Dándose este nombre al ceremonial de usos, estilos y costumbres que se observan en reuniones de carácter elevado y serio, y en actos cuya solemnidad excluye grados de familiaridad y confianza.

Se considera también a la etiqueta, como el conjunto de cumplidos y ceremonias que debemos emplear con las personas, en todas las situaciones de la vida. Esta especie de etiqueta comunica al trato en general, aun en la más íntima confianza, cierto grado de circunspección que no excluye la pasión del alma ni los actos más afectuosasdel corazón; pero que tampoco admite aquella familiaridad sin reserva y sin freno que relaja los resortes de la estimación y del respeto, base indispensable de las relaciones sociales.

Publicado en Conceptos Básicos

Buenos ModalesUna persona educada es quien ha cultivado las capacidad de ser mejor, y que puede adquirir cualquier cosa que se proponga, sin violar los derechos de los demás.

Ser educado no es una moda, aunque algunos así lo crean. Ahora bien, tampoco se debe abusar, y caer en la pedantería, ya que todo exceso es malo. Recuerde que la buena educación abre muchas puertas y dice mucho de las personas.

Según Edmund Spenser, "Al hombre educado se le distingue por su comportamiento refinado, pues no hay mejor forma de conocer a alguien que por sus modales".

La etiqueta en la actualidad, constituye una serie de normas que contribuyen a que los seres humanos vivamos con sentido del decoro, empleando los buenos modales, dando así muestras de consideración y respeto a las personas que nos rodean, esto significan sobre todo consideración, respeto por los sentimientos, y los derechos de los demás. Se traducen en la consideración especial que se brinda a otra persona, no por rangos jerárquicos, sino simplemente porque es otro ser humano.

Publicado en Conceptos Básicos

Modales para con los demás

Debemos abstenernos de toda acción que directa o indirectamente, sea contraria a la limpieza que en sus personas, ropa y habitación han de guardar con quienes tratamos, así como de toda palabra, alusión que pueda producir sensación de asco.

Es de mala educación, acercarnos mucho a las personas con quien hablamos, y que esta llegue a percibir nuestro aliento. Seamos muy cautos, pues muchas veces nos creemos a suficiente distancia del que nos oye, cuando realmente no lo estamos.

Es de falta de cultura silbar cuando tenemos personas cerca.

Cuando tosemos o estornudamos y estamos frente a una persona, debemos colocarnos un pañuelo desechable a la boca, a fin de impedir que se impregne nuestros gérmenes en el aire que aspiran las personas que nos rodean; y aun volvámonos a un lado, pues de ninguna manera está admitido ejecutarlos frente a nadie.

Evitemos cuanto más nos sea posible, sonarnos frente a alguien; y llegado el caso en que no podamos prescindir de hacerlo, procure delicadeza en sus movimientos, debilitando un tanto, la sensación desagradable que han de experimentar.

Si por enfermedad nos vemos en la necesidad de sonarnos. Escupir, etc. debemos abstenernos a concurrir a reuniones de etiqueta y aun de poca confianza, así como evitar recibir visitas de la misma naturaleza.

Nunca debemos brindar a nadie comida ni bebida alguna que nuestros labios tocaran, ni platos u otros objetos que hallamos usado; ni comida que hemos tenido en nuestras manos. (Exceptuando las frutas, cuya corteza las defiende de todo contacto)

No debemos permitir que una persona toque siquiera con sus manos, lo que de alguna manera se impregnara de la humedad de nuestra boca.

No ofrezcamos a nadie nuestra ropa que hallamos usado, ni algún objeto que tengamos destinados como uso personal, y si es que nos vemos en el caso de brindar nuestra cama, debemos cambiarla de limpio.

No contrariemos a los demás en el cumplimiento de las reglas establecidas en los tres párrafos anteriores: sería falto de cultura.

Es descortés excitar a una persona a que tome con las manos una comida que deba tomarse con tenedor o cuchara, también a que acepte algún obsequio.

Hay personas que desconocen algunos modales, por estar sujetos a la confianza en todos sus grados, y se acostumbran acostarse en camas de amigos cuando los visitan en sus dormitorios.

La sola consideración de que el dueño de una cama que hemos usado, tenga que cambiar la ropa de cama, después que nos retiramos, es suficiente para que nos abstengamos de incurrir en esta falta.

No se deben aplicar los labios al borde de la jarra de agua para beber. Siempre debe servirse en un vaso antes de tomarla.

Es falta de educación tener a la vista objetos repulsivos, o que sin verlo esencialmente, causan impresión desagradable a alguna de las personas que nos visitan.

No se debe incitar a una persona a que deguste o huela algo que produzca sensación ingrata al paladar o al olfato. Tenga presente que si rehúsa probar u oler algo, sea o no agradable es altamente contraria a la buena educación.

Si, como hemos visto, el acto de escupir es inadmisible en la propia habitación, ya puede considerarse cuánto lo será en la ajena.

Al ingresar a una casa, debemos tratar de limpiar la suela del calzado en el felpudo que encontremos en la parte exterior de la puerta a fin de que nuestras pisadas no ofendan ni ligeramente al aseo de los pisos.

No nos sentemos sin estar seguros de encontrar el asiento desocupado; sería imperdonable descuido sentarnos sobre un pañuelo, o cualquier otro objeto perteneciente a otra persona.

Es de mal gusto, mezclar en nuestra conversación palabras, alusiones o anécdotas que puedan inspirar asco a los demás.

Publicado en Protocolo y Etiqueta

Reglas que no debe olvidar

Uno de los objetos a que debemos consagrar mayor atención y estudio es a hacer agradable nuestra persona.

La moderación es la reguladora de los modales exteriores, tanto en el hombre como en la mujer.

Siempre que nos encontremos de pie, mantengamos el cuerpo recto, sin descansarlo, especialmente cuando hablamos con una persona.

Al sentarnos, hagámoslo con suavidad y delicadeza, sin caer de golpe y violentamente sobre el asiento; sentados conservemos actitud natural y desembarazada, sin echar los brazos por detrás del respaldo, ni reclinar la cabeza.

Es de mala educación situarse tras una persona que lee, tratando de ver el mismo libro, revista o papel.

Cuando a una persona se le caiga algún objeto al suelo, quien se encuentre más cercano, se apresurará a levantarlo poniéndolo en sus manos con gracia y delicadeza.

Se consideran malos modales:

1.- Colocar un pie sobre la rodilla opuesta.
2.-Mover innecesariamente el cuerpo, cuando se está en un piso alto, un asiento, mesa, de manera que su movimiento lo comunique a los demás.
3.-Extender el brazo por delante de alguna persona.
4.-Manifestar excesivos cuidados con la ropa, peinado o barba.
5.-Estornudar, sonarse o toser con fuerza.
6.-Reír a carcajadas o con frecuencia.
7.-Llevarse a menudo las manos a la cara, sonar las coyunturas de los dedos, jugar con las manos, silla. etc.
Publicado en Protocolo y Etiqueta
Reglas que no debe olvidar

El bostezar indica sueño o fastidio o bien un hábito que no se ha cortado a tiempo. Cuando no podamos dominar el sueño, retirémonos inmediatamente sin esperar a que nuestros bostezos lo expresen.

Cuando nos encontremos cerca a personas que hablan en secreto, salgamos cuidadosamente sin percibir ninguna de sus palabras.

Siempre que tengamos que nombrarnos a nosotros al mismo tiempo que a otras personas, coloquémonos en último lugar.

Es vulgar y grosero tutear a quien no se tiene intima confianza.

Acostumbrémonos a ejercer sobre nosotros el dominio necesario para reprimirnos en las más fuertes impresiones. Las personas cultas y bien educadas no se entregan con exceso a ninguno de los afectos del ánimo, y sea lo que sea siempre aparecen serenas, con más o menos fuerza de espíritu.

Debemos huir de impresionarnos de relatos exagerados y calumniosos.

Nada es más indigno que faltar a la verdad, sobre todo cuando se hace por costumbre. La mentira no sólo desagrada y hace despreciable al ser humano, sino que lo despoja del derecho de ser creído aun cuando diga la verdad.

La franqueza es una virtud social que estrecha los corazones unidos por lazos de efecto y simpatía, constituye la más sólida garantía de la amistad.

La generosidad es otra virtud social, inseparable de la buena educación, La mezquindad y miseria degradan al ser humano, endurecen su carácter, vulgarizan sus modales y le hacen indigno de pertenecer a la buena sociedad.Reglas de Oro Etiqueta Social II

La igualdad en el trato es uno de los más importantes atributos de la buena educación.

No toque en el hombro o brazo de la persona con quien está conversando, solo en los casos que tenga mucha confianza.

Nunca haga notar que está aburrida en la compañía de otras personas.

Evite acercarse demasiado a una persona (Véase Modales: para con los demás) .

Es bueno mirar a la persona con quien conversa, pero no con exageración.

No hable al oído de otra persona para evitar que le escuchen. Es de muy mala educación.

No sature la conversación con frases que se repitan como: ¿Me entiendes'? , ¿ Ves? , ¿De acuerdo? , ¿Me explico'?, ¿Me comprendes? "No te creo", "Mentira', "No es cierto", " ¿Sí?" etc.

No interrumpa una explicación debido a que la lentitud con que habla la otra persona le molesta.

No de a entender, con palabras ni con tono de voz, que lo preguntado es de conocimiento general.

Evite hablar de enfermedades, muerte, religión, sexo o pornografía en una reunión social. Es de pésimo gusto.

No haga eco a los rumores o chismes: lo más prudente es evitar escucharlos o disculparse con "soy respetuosa de la vida privada de las personas".

Evite disminuir el mérito de una persona ausente a quien se le está alabando por algún motivo.

No se coloque en primer lugar cuando refiera su relación con otra persona. Por ejemplo, "Yo y mi amiga María", debemos decir "Mi amiga María y yo".

Evite hablar en un idioma extranjero delante de alguien si sabe que no lo conoce.

No debe bostezar ante sus interlocutores, aunque sepa que bostezar es un acto involuntario del organismo.

Para hablar hay que tener algo importante que decir. En la conversación importa mucho tener ideas, transmitirlas con oportunidad, con claridad y a la persona indicada.

Si su argumento o idea no es conveniente o de interés, es mejor que guarde silencio: "Cállate o di algo mejor que el silencio", afirmaba Pitágoras.

Jamás nos manifestemos ofendidos con una persona, porque no se muestra dispuesta a estrechar relaciones con nosotros.

No veamos con indiferencia la discordia entre personas que se han tratado y a quienes tratamos nosotros con verdadera amistad.

No es adecuado pedir dinero prestado o adquirir objetos a crédito sin tener la intención de pagar oportunamente.

Uno de los más sagrados deberes que la misma naturaleza nos imponen, es darle a nuestros hijos una educación que les abra y allane el camino de su felicidad, y los haga al mismo tiempo útiles a su familia ya su patria. Nuestra educación se refleja en la educación de los niños que dirigimos; así, cuando observan conducta desarreglada, faltar el respeto a sus mayores, cuando molestan a los vecinos, cuando maltratan a los animales, fuman, o son dominados por algún vicio, con razón se forma idea desventajosa de nuestro carácter, de nuestra educación y de nuestras costumbres.

Publicado en Protocolo y Etiqueta
Nuestros modales en una Visita:

Por más que las visitas expresen amistad, nos desacreditaremos y aún llegaremos a hacernos molestos, si no elegimos las oportunidades, días y horas que la etiqueta establece.

No está admitido hacer visitas de negocios a personas afectadas de reciente desgracia o entregadas al dolor. Se esperará el tiempo prudencial, salvo que el asunto no admita aplazamiento.

Para que nuestros amigos puedan hacernos visitas de felicitación cuando lleguemos de un viaje, es indispensable que le demos aviso de nuestro arribo.

La persona que llama a la puerta debe respeto a los dueños de casa, tocará con poca fuerza, cualquiera que sea el grado de amistad.

No debemos golpear fuerte a la puerta de una casa donde sepamos hay enfermo grave.

Al subir las escaleras, si va acompañado de una personas mayor, deberá cederles el lado de los pasamanos.

Si es un caballero, adelántese solo para llamar a la puerta y después pase al último.

La llamada no será prolongada y no la repetirá hasta que haya pasado un tiempo prudencial.

Si lo invitan a cenar o por otro motivo, no debe dejar el abrigo o el saco encima de un mueble. Con él en la mano deberá esperar que los anfitriones lo recojan para llevárselo a un lugar adecuado, sugerido por ellos.

Para entrar en la sala, deje pasar primero a las señoras y personas de mayor categoría.

Salude a la dueña o dueño de casa, según el grado de intimidad que se tenga. Si es de mucha confianza y el anfitrión es el que primero encuentra, se hará con él; de lo contrario siempre se hará primero con la anfitriona.

Al entrar a la reunión, no se debe saludar con el famoso "beso social" .Sólo se debe besar a las personas conocidas, de confianza, nunca a las personas que recién se conocen. Esto es de pésimo gusto, además de ser antihigiénico.

Cuando es un caballero el que ingresa, no se levantan las señoras, pero sí los hombres que estén en el salón.

Si entra una señora, los caballeros deberán pararse siempre, especialmente para saludarla, estrechándole la mano, no besándola como hemos dicho anteriormente.

Al tomar asiento, los sitios de respeto para hacerlo son por orden de preferencia: el sofá. las butacas y las sillas. El sofá y las butacas se deben reservar para las señoras, las sillas para las muchachas y los caballeros, salvo que sean mayores o ancianos.

No se debe pasar o alargar el brazo por delante de los demás. Si es la única manera y no puede evitarlo, pida permiso para ello.

No debe curiosear los objetos que pueda haber en la sala, especialmente si es la primera vez que se visita la casa.

Debe saber cómo sentarse, no puede dejarse caer en la silla. Debe tener una actitud elegante con las piernas siempre juntas.

Para despedirse, lo mejor es la sencillez

Debe dar las gracias por la invitación, saludar amablemente y salir.

La dueña de casa debe acompañar a los visitantes hasta la puerta y no debe cerrarla hasta que por lo menos hayan caminado a su auto o bajado el primer tramo de las escaleras, si vive en un departamento.

Llame al día siguiente para agradecer.

Publicado en Protocolo y Etiqueta

Cuando se camina con una persona a la que se le debe respeto, se le cederá siempre la parte interior de la vereda o acera.

Para hacerlo, no se pasará jamás por delante, se cambiará por detrás.

Caminando tres personas, la de mayor edad o jerarquía superior debe ir en medio del grupo.

El mismo lugar debe ocupar una mujer que vaya acompañada por dos caballeros.

Un hombre jamás va en el centro si las otras dos, son damas, deberá cederles siempre la derecha y el interior de la vereda.

Si la vereda es estrecha y viene en sentido contrario una persona de respeto por su edad, debe cedérsele el paso.

En lugares de cierto tránsito, no se debe formar nunca grupo y quedarse charlando. Es inadecuado para los que pasan y también para los que están parados, ya que constantemente reciben empujones, golpes y rozamientos.

Volverse a mirar cuando ha pasado una persona no es elegante.

Escupir en la calle no sólo es una falta de educación, sino desagradable y antihigiénico.

De ninguna manera llamemos a una persona que veamos en la calle, sobre todo si esta es superior a nosotros.

Jamás, por ningún medio, trate de escuchar u oír conversaciones de los demás.

Procure dejar paso a las personas que por su actitud al caminar con pasos rápidos, muestran que están apurados.

Jamás pasemos por entre dos o más personas, que se hayan detenido a conversar. Las personas que se encuentran detenidas evitarán que el que se acerca llegue a solicitar permiso para pasar, ofreciéndole antemano el espacio necesario.

Un caballero no detendrá en la calle sin necesidad y mucho tiempo a una mujer. Ella será la primera en despedirse.

Toda persona que interrumpe una conversación es inoportuna, deberá hacerlo sólo por breve tiempo y con pocas palabras.

En lugares como el cine, teatro, restaurante o bares, en donde la mujer se haya quitado el saco o el abrigo, el hombre debe ayudar a ponérselo.

Es de escasa educación el señalar con el dedo.

Cuando a alguien se le cae un objeto usted lo recogerá, especialmente si es a una mujer o un anciano.

La primera persona en subir a un automóvil debe ser siempre la mujer, el caballero esperará a que lo haga para cerrar la puerta.

Al bajar sucederá lo contrario: el caballero descenderá primero para abrir la puerta y ayudar a la dama.

Si generamos algún tipo de "basura" no debemos arrojarla al suelo, sino que debemos esperar a encontrar una papelera y depositar la basura en ella.

Si llevamos animales de compañía y estos hacen sus "necesidades" debemos recogerlas y depositarlas también en una papelera o contenedor. Procure siempre utilizar los espacios reservados a tal fin para "pasear" sus animales de compañía.

Publicado en Protocolo y Etiqueta

Modales al conducir Evite frenadas brusca y velocidades excesivas y siga los reglamentos de tránsito fielmente.

Trate de mantener su vehículo en óptimas condiciones.

Cuando transporte a alguien, consulte con sus invitados antes de abrir o cerrar las ventanas de auto, encender la radio, o el aire acondicionado, y no fumar aunque le den permiso de hacerlo.

Si es acompañante, no distraiga al conductor, no ofrezca sugerencias, ni emita gritos de alarma en ocasiones especiales. Tampoco frene el pedal imaginario. El conductor sabe lo que hace y cómo lo hace.

Utilice el cinturón de seguridad

Si lleva niños, asegúrese que todas las puertas y ventanas del auto estén debidamente cerradas y con el seguro correspondiente.

Los niños deben viajar en el asiento posterior del auto, con su debido cinturón de seguridad.

El asiento de al lado del conductor debe reservarse para la persona de mayor edad o de respeto.

Si un caballero, invita a una dama a subir al automóvil o a un taxi, tiene que abrirle la puerta y esperar a que ella pacientemente se acomode, solamente entonces podrá cerrar la puerta e ir hacia la del conductor.

Si un caballero y una dama deben ir en el asiento posterior, ella no deberá moverse y dejarle el sitio, sino que él rodeará el vehículo y entrará por la otra puerta.

El hombre bajará siempre del vehículo para saludar o para despedir a la dama que sube o baja del mismo.

Si una vez al día sede el paso a otro conductor que ordenados sería la ciudad.

Ofrezca el paso a los transeúntes.

Publicado en Protocolo y Etiqueta

Modales al SaludarLo primero que debemos recordar es que al ingresar a un lugar público o privado, debemos siempre saludar con voz clara y nunca con "Buenas". El saludo debe ser completo, "Buenos días, tardes o noches", según sea el caso.

El Protocolo dice, que debemos dar la mano, cuando saludamos a una persona, para esto debemos tenerla perfectamente aseada.

La Etiqueta Social, de la actualidad sugiera que debe ser prudente con el beso social. Según el Protocolo Internacional, la mujer es la que decide como desea ser saludada, así que usted decide la próxima vez que conozca a alguien, si darle un beso o extenderle la mano.

En algunos países de América Latina, se está dando un "besar" indiscriminadamente a cualquier persona que conocemos como saludo, pero hay países como Francia, Rusia o España que se saludan con dos besos: uno en cada mejilla, e inclusive hay países que hasta tres besos. Así que tenga en cuenta "A la tierra que fuera haz lo que vierais".

Si nos sucede una visita imprevista, y por algún motivo nuestras manos no se encuentren apropiadamente limpia, en estos caso: No extenderemos la mano; y le manifestaremos cortésmente el motivo que nos priva de tal placer.

Recuerde nunca tutear a nadie sin conocerlo, y mucho menos si es una persona mayor que usted.

Al momento de la presentación diga el nombre de la persona, y memorícelo. Esto es sumamente importante.

Así como es necesario el saludo, también lo es la despedida, esta siempre será amable, y con mucha calidez humana.

Recuerde, que la persona que viaja es la que debe despedirse, mientras que por el contrario si se trata de una llegada, se le da la más cordial bienvenida. Si es que su presupuesto lo puede, envíele flores.

Publicado en Protocolo y Etiqueta
<< Inicio < Anterior 1 2 3 Siguiente > Fin >>
Página 1 de 3