Selector color Fucsia Selector color Azul Selector color Verde Selector color Lila
Usuario:  Clave:        Olvidó su clave | ¿Usuario?
 

Síguenos en G+

Pensamiento +

“Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano.” - Isaac Newton

Visitantes en Web

Tenemos 36 invitados conectado

Fans Facebook



Mis Tweets


Día por Día me Supero
Some Rights Reserved
  • Su personalidad según la astro-numerología
    Conozca su personalidad (o la de la persona que le interesa) a través de esta disciplina que combina la astrología con la numerología.

    La astro-numerología, es la síntesis de la astrología y la numerología, es decir la integración perfecta entre la ciencia de los cielos y la ciencia de los números.

    Uno representa la luz del Sol, dos representa la luz de la Luna, tres representa el planeta Júpiter, cuatro representa el nodo norte de la luna Rahu, cinco representa el planeta de Mercurio, seis representa el planeta Venus, siete representa el nodo sur de la Luna Ketu, ocho representa el planeta Saturno, y nueve representa el planeta Marte.

    Rahu y Ketu: El nodo ascendente de la luna es Rahu, mientras que el nodo descendente es Ketu. Las órbitas del Sol y de la Luna se interceptan en dos puntas, y estos puntos son esos nodos. Desde ahora, nosotros sabemos qué planeta representa cada número, por lo que podemos analizas las diversas características de los nueve números básicos.

    El concepto de Número del Camino de la Vida

    Si sumas todos los dígitos que abarcan tu fecha de nacimiento, conseguirás tu “número del camino de la vida”. Por ejemplo, Si Julieta nació el 4 de septiembre de 1949, su número será igual a 0+4+0+9+1+9+4+9 = 36. O sea, 3+6= 9. Nueve será el número de Julieta

    Una vez que usted encuentre su número o el de la persona de su interés, podrá saber sus características de personalidad, ya que estas son iguales a las del planeta que representa ese número.

    Las personalidades

    “Uno”
    Usted es un líder, no un seguidor, y se esforzará siempre por ser usted mismo y tener éxito en la búsqueda de todo lo que desea. Siempre está a la expectativa de cualquier proyecto que pueda llegar a interesarle.

    Para la mayoría de los Números de Camino de Vida “uno”, los esfuerzos para tener logros personales son hechos de una forma honorable, es decir sin dejar de ayudar a los demás. Éste es un Número que ofrece un gran potencial para vivir una vida activa, llena de aventura, amor, y logros.

    “Dos”
    Este Número índica que no es probable que viva solo por mucho tiempo más, ya que usted busca por instinto el matrimonio y el compañerismo.

    Al ser un pacifista natural, se encontrará más cómodo dando que discutiendo. Este Número también indica un buen trabajo con los otros, con mucha cooperación en la mayoría de los casos, y siempre siguiendo las instrucciones adecuadas. Siempre debe estar atento de no vivir por y para el otro, pues este Número tiene la tendencia de ser muy co-dependientes. Usted es un buen esposo/a, padre, y está muy atento del cuidado de su familia.

    “Tres”
    Este Número es probablemente el más agradable de todos, pues es el Número de la expresión personal, y de las actividades agradables en una atmósfera armoniosa. Su creatividad y sociabilidad atraen a muchos amigos y partidarios. Cuando usted comienza un proyecto, se interesa más en lo que pueden lograr sus esfuerzos que en cualquier aumento monetario que este pueda llegara a traerle.

     Tiene una tendencia a ser celoso, por lo que debe trabajar para mantenerla controlada; si usted da cuenta de esas sensaciones en un momento incorrecto, o a la persona incorrecta, podría perder el amor o la amistad de esa persona. También debe aprender a enfocar sus energías, en vez de dispersarlas. Los problemas que usted encuentre mientras busque el amor y la belleza, serán muy leves en comparación con el potencial éxito que podrá lograr.

    “Cuatro”
    Este podría ser un Número muy difícil, con una vida de trabajo duro. Su mejor apuesta, será encontrar el trabajo que le gusta hacer, con lo cual no sentirá el peso de la labor. Fomentar su capacidad natural para el trabajo detallista, le ayudará a evitar algunos problemas monumentales.

    El número cuatro también está parado sobre una base muy firme y sólida, por lo que usted, que es muy ordenada y digno de confianza, podrá lograr que muchos secretos del trabajo le sean confiados a su persona.

    La mayoría de estas personas tienen hogares felices y están satisfechas con su vida y su carrera. Sin embargo, son algo obstinados, tienden a padecer envidia, y cierran su mente a la mayoría de las nuevas innovaciones; eso es lo que tendrán que superar.

    “Cinco”
    En estos Números, se cuenta con el potencial de mucho entusiasmo para lograr cambios, libertad, variedad, aventuras y curiosidades. Pueden tener una tendencia a engancharse con una persona o una situación, lo que hará el camino más difícil; es necesario que empiecen a aceptar otros tipos de cambios frecuentes, los busquen o no.

    En poco tiempo, podrán vivir muchas mas cosas que la mayoría de la gente, por lo que deben tomar su espíritu aventurero cuando consideren las opciones de matrimonio y carrera. El punto bajo, son los excesivos apegos físicos y/o emocionales a otras personas. Se debe luchar contra esto, para alcanzar la felicidad que usted desea.

    “Seis”
    Muchas veces, será llamado a pacificar y ayudar a los otros, para tomar decisiones difíciles. Efectivamente, este Número tiene que ver con la ayuda, la responsabilidad y la búsqueda en satisfacer las necesidades de otras personas.

    Buscar la perfección en los demás, puede conducirle a algunas decepciones en el amor y los afectos. Debería estar casado o en una relación sólida, pues el camino para el Número Seis, está plagado de amor, familiaridad, armonía, y servicio a los demás. El punto bajo, tiene que ver con algunos problemas con su pareja, que podrían conducir a la separación o el divorcio.

    “Siete”
    El Número Siete, tiene que ver con alguien que ha estado mucho tiempo solo, aunque muchas personas deseen contar con su compañía, gracias a su espíritu soñador y algo filósofo. Este Número se refiere más al conocimiento y a la claridad espiritual, que al lado material de la vida.

    No será una buena pareja hasta que exprese sus sensaciones con las personas que usted ama. Si bien su deseo de paz es grande, también tiene un fuerte deseo de aislamiento mental. Debe intentar perfeccionarse en todas estas áreas señaladas.

    “Ocho”
    El Número Ocho, es el de la autoridad, los logros materiales y el poder. Sin embargo, el poder también corrompe, por lo que necesita controlar esta avaricia por la dominación y el dinero, desarrollando prácticas más y éticas y morales en los negocios, así como también aprendiendo a escuchar y a entender a los que no son tan agresivos como usted.

    En este Número, siempre se tiende al éxito, aunque también se puede ir a la quiebra, o incluso experimentar ambas situaciones en diferentes partes de la vida. Al ser muy materialista, también podrán ser muy buenos abastecedores de su familia.

    “Nueve”
    Los que poseen este número, suelen ser parte de un grupo de gente selecta que suele conocer mucho de este mundo. Son intuitivos, bien informados, entendidos, y profundamente sensibles.

    Sus perspectivas pueden ser muy amplias, pero tienen la tendencia a retirarse y vivir en sus sueños, lo que los hace parecer distantes y poco sociales con el exterior. Por lo tanto, es importante mantenerse con los píes sobre la tierra. Siendo personas buenas y consideradas en sus relaciones personales, sus vidas de amor no deben sufrir ningún revés muy complicado.


  • Cómo nos percibimos a nosotros mismos 2/2

    Otra de las falsas identificaciones es:

    La Identificación con el lugar social.
    Esta identificación ha sido y es muy importante. Cuando a alguien se le pregunta quién es, responde: Soy médico, soy madre, soy maestro, soy empleada, etc. La cultura ha hecho que la gente se identifique con aquello que realiza en el mundo para  subsistir materialmente o, en suma, ganar dinero y como la sociedad se ha brutalizado en ese sentido, la gente estudia, dedica todo su tiempo a eso, en prepararse para ganar dinero. Y luego como dedicó todo el tiempo de su vida, es decir su vida misma para aprender a ganar dinero, se define por el rol. Existe una clasificación de la gente que nos llegó de Estados Unidos en la que se divide al mundo en dos grandes grupos: ganadores o perdedores.

    Eso es una barbaridad, ya que una vez que se identifica a la persona con uno de los dos le queda como estigma. Nadie es ganador o perdedor desde el vamos, lo erróneo es que esta calificación se basa en ganar dinero o éxito social. Esta clase de visión produce violencia y es una visión clasista. Si vamos a importar ideas que sean un tanto más ecuánimes ¿no?  Se escucha con frecuencia últimamente “Fulano es un winner”. Es un error enorme definir a las personas por un solo aspecto de sus vidas y encima por un aspecto tan superficial. Un famoso escritor dijo que esos escritores que van con sus manuscritos a las editoriales y no los publican resultan patéticos.

    Con ese criterio Borges, Faulkner, Kafka y tantos otros,  han sido patéticos, el valor que subyace en este comentario es el mismo que ha creado la idea de perdedores y ganadores. Si tomo al éxito, que es un síntoma cambiante y frágil, como patrón de medida, le pongo el sello de mi propia emocionalidad a cada cosa en tanto responda a mi deseo o no. Es patético para él cuya medida es el éxito y no el valor literario en sí mismo que no depende casi nunca de la cantidad de libros vendidos ni de la fama del escritor.

    ¿Qué evolución espiritual puede tener una persona que focaliza todo su ser en el rendimiento que otorga una imagen externa, una visión adornada para los demás?  Esa persona queda apresada en la figuración. Vive para el afuera. Esta característica de poner la autovaloración en un criterio ajeno a la persona misma es un rasgo del patriarcado basado en la dominación del más fuerte, en las jerarquías y por lo tanto en el sometimiento. Ese esquema no sirve más. Es obsoleto. El desarrollo espiritual tiene que ver, ya lo he dicho,  ante todo con la felicidad, con la alegría. ¿Y eso cómo se mide desde afuera?  

    Hemos visto últimamente cómo la gente se enferma y muere por exceso de trabajo. El exceso de trabajo es un síntoma de la enfermedad del ego. Las enfermedades en boga son el resultado de esa falsa identificación con el lugar social: fobias, estrés, cardiopatías, enfermedades derivadas del agotamiento. Hay una tendencia en la actualidad en los grupos espirituales a responder cuando la gente recién se conoce, sin decir su profesión, porque eso encasilla a las personas y crea también falsos escalafones. La gente, al presentarse a otras personas,  responde diciendo su nombre y detalla apenas su proceso de autoconocimiento. Es una forma de relacionarse desde lo profundo y no desde lo aparente. Occidente le ha otorgado  gran valor al hacer, al accionar en el mundo, y eso es el resultado de la falta de afecto.

    Hay que hacer, mostrar, para sentirse  apreciado, porque las personas no son valoradas por el simple hecho de ser personas, tienen que ganarse su lugar incluso en el interior de las familias.  Las personas se levantan cada día y se dicen secretamente: Tengo que demostrar que valgo. Y se dejan llevar por la loca carrera de la acción. ¿Qué clase de valor es ese que me lleva a la muerte o al agotamiento? ¿Qué valor humano es el que hoy me otorga reconocimiento colectivo y mañana me tira a la basura?

    He citado tres falsas identificaciones que son: 
    • La identificación con el pasado  
    • La identificación con el futuro   
    • La identificación con el lugar social  


    Identificación es el apego de nuestra mente a una idea que el propio ego forjó de sí mismo y con la que construye un símbolo de lo que cree que es.  Y existe una última  identificación que tal vez sea la más encubierta y es:

    La identificación con el lugar de los otros.
    Esta identificación es peligrosa porque se confunde con solidaridad o buenas intenciones. Aunque también se sustenta en la tendencia humana a la proyección. Nos proyectamos en lo que nos rodea, sean personas, situaciones, impedimentos, circunstancias, etc. A veces el peso del obstáculo es tal que le damos una mayor envergadura y se convierte en el eje de nuestra vida.

    Puede ser un familiar enfermo, una madre indiferente o ausente, un empleo engorroso, aburrido o exigente, una dificultad monetaria perpetuada en el tiempo, cualquier elemento que obstaculiza nuestra vida presente, entonces lo primero que se nos cruza por la mente es afirmar:  -Ah, si no estuviera esto en mi vida todo sería mejor.

    Así la mente comienza otra vez su operación clásica de separación. Rechazando lo que nos está ocurriendo, nos escindimos interiormente. La solución no es identificarnos tampoco con su opuesto complementario, lo que equivale a una forma de negación,  ya que en realidad se nutren de una misma energía porque es la misma energía oscilando en sus dos polos, sino transitarlo, aceptarlo sin apegarnos a eso, sin hacer jugar nuestra identidad en eso. La trampa en el caso de esta falsa identificación reside en que tomamos esa prueba en nuestra existencia como un obstáculo que habría que extirpar y no como un desafío y una oportunidad.  

    Me atrevería a afirmar que todos, en mayor o menor medida, experimentamos un grado de esta falsa identificación. Nuestro nivel evolutivo no nos permite todavía comprender que todo lo que experimentamos, que todo lo que nos produce dosis de dolor es necesario para alguna clase de aprendizaje que necesitamos alcanzar, por ese motivo seguimos creyendo que si pudiésemos quitar alguna cosa, al menos una, nuestra vida despegaría.

    Y es un error. Ese obstáculo al enfrentarse con nuestra resistencia a aceptarlo, se fortalece, en realidad lo fortalecemos nosotros con nuestra manera de enfocarlo. Y lo convertimos así en un emblema de nuestra incapacidad. Pero eso que está allí afuera, ese lugar del otro, es el reflejo de algo que está dentro de mí y lo que puedo modificar es lo que está adentro, sólo así su resonancia, que se ubica afuera, experimentará cambios. 

    La situación económica difícil suele funcionar como chivo expiatorio perfecto en esto del lugar de los otros. Nos olvidamos de que todo lo que nos rodea es el resultado de nuestro propio comportamiento y de nuestro modo de pensar. O en todo caso de algo anterior a este cuerpo. Este es el lugar de la victimización y el tema da para muchas páginas. Toda victimización resulta de una interpretación errónea de  la propia situación actual.

    Y la identificación con el lugar de los otros es proclive a la victimización.  Siempre hay algo que podamos hacer para modificar nuestra situación, pero en el caso extremo de no poder hacerlo, siempre está modificar nuestra mirada sobre esa situación y eso nos ubicará inmediatamente en otro lugar. Cada una de estas cuatro falsas identificaciones pueden ser profundizadas pero todas se basan en una idea equivocada sobre nuestro concepto de persona. Es importante que reflexiones sobre ellas porque tarde o temprano nos daremos cuenta de que oscilamos entre una y otra a lo largo de nuestra vida, a veces en apenas un acercamiento.

    Al menos eso me pasa a mí. La identificación con el lugar de los otros merece especial atención. La mayoría de las personas siente que es injusto que haya vivido o viva determinado dolor o condicionamiento. Y ahí está la clave de su evolución. La aceptación de todo lo que soy, he vivido y me rodea es el gran primer y último paso en este camino de autoconocimiento.

    Hace unos cuantos años un amigo me hizo el siguiente comentario: "Fulano se la pasa criticando a su trabajo, no se da cuenta de que si no aprende a valorar su actual trabajo, nunca podrá tener otro". La mayoría de la gente cree que es al revés, que si cambia lo externo cambiará su estado de ánimo. Impone en el afuera, en ese otro una condición y así condiciona su propia vida. Es una modificación en su actitud hacia lo que tiene y lo rodea lo que producirá una acercamiento a lo anhelado. Recuerdo el principio Hemético Universal: “Lo que es adentro es afuera”.

    Y aquí la parábola de Cristo sobre las dos mejillas encuentra su ubicación. Poner la otra mejilla es aceptar la dualidad de lo que llega a mi vida y abrazarla enteramente. Ese es el camino crístico. La energía al no encontrar oposición en mi mente abre canales. El lugar del otro o si se prefiere, el lugar de lo otro, es una circunstancia que la vida pone delante de mí a manera de desafío y prueba. Personalmente esta es la falsa identificación en la que yo necesito trabajar más, indagar más.

    No somos meros condicionamientos del pasado, ni la  pura potencialidad  de lo que  se supone podemos llegar a alcanzar en un futuro, no somos nuestra profesión ni tampoco somos eso que las circunstancias familiares o sociales nos determinaron, el único lugar posible es el del presente.

     Y el presente es un lugar inestable, cambiante, fluctuante pero en el que todo es posible y en el que a la vez todo, como acabo de decir, no deja de transformarse. De modo que no hay posibilidad de aferrarse a nada de modo permanente. Cuando nos aferramos mediante una operación mental a alguna idea fija, ya sea esta de sobrevaloración o de limitación o impedimento, cuando nos aferramos a alguna persona o a alguna circunstancia, frenamos el fluir de ese presente. Y así detenemos nuestra evolución. La vivencia del presente nos ubica en lo que los budistas llaman la impermanencia.

    No, no es para nada fácil ocupar este lugar, sin embargo es el único lugar donde la vida fluye, cualquier identificación es un acto de freno y congelamiento,  pensemos que en los otros cuatro lugares la vida se estanca, la mente encuentra sus parámetros preferidos que son la solidificación de lo conocido.  O la ilusión hueca. Habitar el presente no es factible si la mente toma el comando, el presente sólo puede habitarse siguiendo el llamado del propio corazón. Las ideas prefijadas desfallecen frente al cambio constante. Las coordenadas están regidas por las funciones de oposición, separación y detenimiento.

    Pero la vida no funciona así, basta mirar alrededor, si no nos armonizamos con los movimientos de la vida, entramos en fricción con sus leyes y sufrimos. Eso es lo que ocurre. Ahora bien, para poder sostener este habitar en un presente cambiante debemos poseer algo que nos sostenga para no caer en el vacío.  Yo personalmente creo en la evolución y en la trascendencia del ser humano, lo que supone que la tierra es un planeta escuela, un paso más en un largo camino siempre ascendente para mi conciencia. Pero para quienes no creen en esto, la vida misma con sus leyes permanentes puede ser la sustentadora de este movimiento magistral e inevitable que significa transitar por ella: vivir. La vida es más sabia que los trucos de  nuestra  mente.  

    Es importante recordar en nuestra mente oscila y, cuando necesita encontrar una energía densa, elige alguna de estas cuatro falsas identificaciones y así se  desconecta del  verdadero ser que no está relacionado o no depende del lugar social, del espacio de los otros, ni del peso de lo ocurrido antes ni del anhelo de lo que vendrá.  Es preciso que estemos alerta y revisemos constantemente nuestro concepto de persona, porque una identificación falsa equivale a sufrir del mismo modo en que identificarnos con nuestro ser interno es fuente de dicha. Para nuestro ser interno no hay tiempo y los lugares no dependen del espacio tridimensional. Desde ya esto sólo es posible únicamente despertando ese otro órgano de conocimiento adormecido por la cultura: nuestro corazón. El amor que sentimos es lo único que puede definirnos más cabalmente.

    Hasta aquí he desarrollado someramente  la tendencia de nuestra mente a identificar a nuestra persona con situaciones o aspectos que nos alejan de nuestro verdadero ser. A esta tendencia la clasifiqué en cuatro grupos llamados falsas identificaciones. Y son:  La identificación con el pasado     La identificación con el futuro     La identificación con el lugar social     La identificación con el lugar de lo otro o del otro     Obviamente estas son llamadas falsas identificaciones porque nos dan una sensación de identidad que se apoya en una mentira, debido principalmente que la identificación se produce con  un parámetro que es variable y como tal puede desaparecer.

    Por ejemplo, la falsa identificación con el lugar social puede basarse en el dinero que una persona tenga y nada hay más volátil que el dinero, pero también se puede apoyar en su éxito profesional que, aunque se presente sólido y asentado, puede coartarse, incluso una habilidad artística puede perderse por quiebres físicos o mentales. De modo que la identificación con el lugar social como forma de crearse una identidad es endeble y curiosamente suele ser la que más otorga identidad  actualmente, ya que vivimos en una sociedad que pone su punto de mira en la apariencia exterior.   

    Recuerdo que estando en un país caribeño, amigos de ese lugar insistían en llamarme “ingeniero” antes de decir mi nombre. Le pedían al mozo esto o aquello para el ingeniero. A mí me daba mucha risa y les aclaraba que yo no era necesario que me nombraran así, pero para ellos era importante que yo aparentara serlo. Salvando las diferencias culturales entre  países, en México los títulos profesionales substituyen a los nobiliarios europeos; trabaje en una empresa trasnacional y en mi labor profesional se de muchas otras donde no se usa el título profesional, simplemente Sr. Fulano, Srita X, etc… a efecto de no poner trabajas por diferenciación al ambiente laboral.

    El efecto de una identificación de la persona con su rol social suele ser el individualismo, la actitud competitiva y el engreimiento, que conlleva desprecio hacia terceros. El apego al pasado y la identificación de la propia identidad con lo perdido se manifiesta en personalidades depresivas, negativas, pusilánimes, que  se desconectaron de su capacidad  para  ver las oportunidades de crecimiento que ofrece el  momento presente.

    Aunque quizá el resultado  más visible o notorio de la identificación con el pasado  en los tiempos que corren son esas personas que no aceptan el paso del tiempo y viven haciéndose cirugías para aparentar una edad distinta a la que tienen.  La identificación con el futuro está a la orden del día y se  expresa en fobias y estrés y en los tan populares ataques de pánico, que son hijos de la ansiedad y la ansiedad podría considerarse como   la enfermedad  básica que nace de la identificación con el futuro.  

    El efecto más visible para mí de la identificación con el lugar de lo otro, es la inhabilitación de una persona para centrarse en sí misma y auto observarse, porque todo en ella tiende a creer que el impedimento para su goce está en la situación que considera impuesta por la vida. Eso que se presenta, al no ser aceptado, se convierte en un mole que obstaculiza el fluir de la energía. De esta manera la persona se paraliza a la espera de que se produzca un cambio en su vida exterior, sin descubrir que ese supuesto escollo es la gran oportunidad para su transformación.  Una vez más el poder está puesto afuera, ha sido entregado.

    Claro que todo esto es muy fácil enunciarlo y  muy arduo llevarlo a la práctica. Sin embargo no bien nuestra conciencia enfoca un problema tiende a encontrarle la solución, el solo hecho de detectar el conflicto es prácticamente la garantía de un camino de superación. Y no es puro optimismo, lo difícil es detectar el conflicto, saber cuál es el problema, porque nuestra mente tiende a ocultárnoslo para continuar en lo conocido. Tomar conciencia es una llave y un disparador a la vez.

    No bien la mente descubre la dificultad, ya nada es lo mismo y, tarde o temprano,  se activa la  auto – transformación. Creo que esto se produce por el movimiento de la energía que responde a la polaridad. Al focalizar el conflicto se promueve un movimiento de los dos polos que están siempre conectados. Así que tomar conciencia es un reto y una responsabilidad que nos empuja inevitablemente a un cambio de estado. Incluso en el marxismo hay una premisa que dice algo así como que cuando se identifican las raíces de un problema, están sentadas las bases de su solución.   

    Podría explayarme sobre los efectos de estas falsas identificaciones hasta el cansancio, lo que considero importante para mí y, por la misma razón, para los demás, es detectar en ciertos momentos de mi vida, cuándo me estoy identificando equivocadamente, cuando mi persona se apega a un concepto de lo que no es en verdad. Y así, descartando erróneos apegos, se va fortaleciendo mi identidad genuina en  ese intenso camino de ir hacia adentro. Las guerras y disputas en el mundo entre las personas, las naciones y las culturas, se deben a que cada uno de nosotros cree ser quien no es y choca con lo que el otro a su vez cree ser.

    Es la lucha por el poder mundano que nos impide el  acceso al amor, al intercambio desinteresado y la valoración del semejante. De modo que revisar nuestras identificaciones es la base de todo camino de autoconocimiento. Sé que he sido redundante en estos cinco artículos, pero sigo creyendo que son importantísimos o, mejor dicho, que importa trabajar en esto. Yo lo continúo haciendo. Hay vidas enteras identificadas completamente con una de estas formas erróneas.

    El mundo con sus valores superficiales nos empuja a creer que somos algo distinto de lo que somos. Cuando creemos que  nuestra identidad está asociada con algo, luchamos por defender lo que entendemos nos define y esa lucha nos aleja de los demás, porque instaura una suerte de fortaleza de autoafirmación. Para encontrarme con los demás necesito identificarme con mi propio centro que está vacío de aditamentos y es común a todos los seres humanos.

    Las supuestas cualidades de las falsas identificaciones son murallas. El peligro de las falsas identificaciones es que  mientras nos ocupamos en creer y sostener lo que no somos, sustentado por  la identificación del yo, digamos que mientras nos entretenemos con eso, perdemos la valiosa oportunidad de descubrir quiénes somos en realidad. Y ese conocimiento, ese concepto que construye nuestra identidad,  es la base de todo lo que  pensamos, sentimos y hacemos.

    Esta época de Navidad es propicia para descubrirnos a nosotros mismos. Y este tema de quién soy, es el primero que  nos conviene enfocar.  Fue Cristo quien en plena sociedad esclavista lanzó un nuevo concepto de persona absolutamente revolucionario. Valorizó el trabajo en una sociedad que recluía ese quehacer a lo más bajo de la escala social: el esclavo. Amplió la dimensión de la persona humana a un plano ético, equiparó a los seres humanos a la condición de divinidad pero a todos los seres por el simple hecho de nacer humanos.

    En una sociedad tan estratificada como la esclavista este fue un impacto en la conciencia. Habló además de la existencia de otra dimensión fuera del mundo. El saber quién se es, hizo que la humanidad post cristiana le encontrara un  nuevo sentido a la vida. Una vez más debemos hacer conciencia de nuestro poder para darle un  valor trascendente a nuestra vida, para saber cuál es el genuino objetivo de pisar la tierra. Pareciera que nos hemos olvidado que ante todos somos personas que sentimos, que ayudamos a los demás, que tenemos ideas sobre la vida y la muerte y que hemos venido a aprender y a mejorar nuestra condición básica de  ser humanos. Lo que creemos que somos nos conduce por una determinada senda.

    Es esa idea lo que nos hace encontrar el final del camino ¿Si no sabemos quiénes somos en verdad, adónde iremos a parar?

     Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima
    Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 253 Volumén 2:Falsas identificaciones del  Autoconocimiento


  • Ahora que ya morí...

    ¿Qué sucede? no entiendo, solo sentí un dolor fuerte en la cabeza, mareos y ahora estoy tan confundido. ¿Qué pasa? por qué mi esposa corre y llora.

    Dicen que morí, pero no, estoy aquí pero ellos no me ven y no puedo abrazarlos. Oh,  ya veo, están trasladando a alguien en una carroza fúnebre, soy yo mismo, que extraño.

    Veo a mi familia con gran dolor, todos lloran, pero yo solo veo, ya no siento dolor ni tristeza, es como ser un espectador. Pasan los días, mi familia regresa a casa sin mí, les dejo un gran vacío.

    Ya alguien ocupa mi puesto de trabajo, todo vuelve a ser como antes, corren, atienden llamadas, hacen pagos, envían documentos, firman planillas, en fin es como si nunca hubiese faltado yo, que bien, algunos compañeros se acuerdan de mi a ratos y lamentan que ya no este.


    Sin embargo en mi familia, el vacío persiste, mi esposa llora, esta confundida, no sabe cómo hacer sin mí, mi hijo pequeño pregunta: - ¿Dónde esta papá? y mi esposa le dice que en el Cielo, mi hija mayor acaba de comprender dolorosamente lo que es la muerte, no deja de llorar, no quiere ir a clases, no se puede concentrar, tampoco come. Mi perro se paró en la puerta y de ahí no hay quien lo saque, come, bebe agua y regresa a su puesto de espera.

    Pasa el tiempo, mi hijo cumple cuatro años y yo no estoy, él se aferra a su mamá, se ha vuelto tímido y retraído, no hay una figura paterna para él, ya papá no está...

    Mi hija ya de 11 años casi no habla, a veces su mama la encuentra llorando, bajo mucho las notas y no muestra interés por nada.

    Mi querida esposa, con toda la carga sobre sus hombros, la responsabilidad de dos hijos pequeños, tiene que sonreír a los niños para darles fortaleza.

    Ya pasaron siete años y todo sigue igual, en casa el vacío, la tristeza, en la empresa donde trabajaba ya nadie me nombra y todo sigue igual sobre la marcha.

    Sabes que dijo el forense? Que morí por stress, en mi cerebro se reventó una vena por una subida de tensión que me dio, cuando me llamaron de mi trabajo y me dijeron que de los 10 camiones que solicite solo llegaron 7. Y todo acabo...

    Ahora me doy cuenta que para la empresa que trabajaba siempre era uno más, completamente reemplazable en cualquier momento, pero que para mi familia era único e irreemplazable.


    Por favor dedícate a lo que de verdad es importante, todos necesitamos un trabajo que nos permita cubrir nuestras necesidades básicas, pero no te entregues a una empresa, entrégate a tus seres queridos... Abraza a tus hijos, besa a tu esposa, llama a tus amigos, es a estos seres a quienes de verdad le harás falta cuando ya no estés... Y demuéstrales tu amor no con dinero sino con detalles de amor.



  • Esmalte de uñas que detecta drogas en la bebida

    Ankesh Madan, Stephen Gray, Tyler Confrey-Maloney y Tasso Von Windheim  estudiantes  de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (EE.UU.) han desarrollado  un esmalte de uñas que cambia de color al entrar en contacto con  las drogas somníferas Rohypnol, Xanax y GHB, utilizadas regularmente por hombres que intentan dormir a sus víctimas para luego violarlas.


    Este maravilloso cosmético  ha sido llamado “Undercover Colors” (Colores encubiertos) y  funciona muy fácil: Cuando se aplica en la uña todo lo que tienes que hacer es sumergir el dedo dentro de la bebida y si la misma está alterada con cualquiera de las drogas, esta cambiará de color.


    La compañía que pretende comercializarlo asegura que el cambio de color del Undercover Colors alerta a las mujeres a tiempo para escapar de una situación peligrosa y explican que solamente en Estados Unidos, el 18% de las mujeres son  asaltada sexualmente al menos una vez en su vida. “Quizá nunca las conozcas, pero estas mujeres no pueden pasar desapercibidas. Ellas tienen una cara y una identidad propia: son nuestras hijas, nuestras novias y nuestras amigas”, señalan.

    Por el momento la compañía se encuentra recaudando  fondos, por lo que el esmalte no se encuentra aún en el mercado.  Sin embargo se espera que salga en un futuro cercano, ya que la idea despertó el  interés en un inversor que donó 100.000 dólares para concretar el proyecto.


  • ¿Por qué no hacerlo por mi?

    La primera cosa que se nos ocurre hacer con alguien que queremos es cuidarlo, ocuparnos de él, escucharlo, procurarle las cosas que le gustan, ocuparnos de que disfrute de la vida y regalarle lo que más quiere en el mundo, llevarlo a los lugares que más le agradan, facilitarle las cosas que le dan trabajo, ofrecerle comodidad y comprensión.

    Cuando el otro nos quiere, hace exactamente lo mismo.

    Ahora, me pregunto: ¿Por qué no hacer estas cosas con nosotros mismos?

    Sería bueno que yo me cuidara, que me escuchara a mi mismo, que me ocupara de darme algunos gustos, de hacerme las cosas más fáciles, de regalarme las cosas que me gustan, de buscar mi comodidad en los lugares donde estoy, de comprarme la ropa que quiero, de escucharme y comprenderme.

    Tratarme como trato a los que más quiero.

    Pero, claro, si mi manera de demostrar mi amor es quedarme a merced del otro, compartir las peores cosas juntos y ofrecerle mi vida en sacrificio, seguramente, mi manera de relacionarme conmigo será complicarme la vida desde que me levanto hasta que me acuesto.

    El mundo actual golpea a nuestra puerta para avisarnos que este modelo que cargaba mi abuela (la vida es nacer, sufrir y morir) no sólo es mentira, sino que además está malintencionado (les hace el juego a algunos comerciantes de almas).

    Fuente: Jorge Bucay - "El camino del Encuentro"


  • 30 días de palabras amables

    Según los kabbalistas, Virgo es un mes de limpieza espiritual específicamente diseñado para darnos la oportunidad de presionar el botón de "borrar" en las cosas negativas que puede que hayamos hecho o dicho el año pasado. (Para leer más sobre el mes de Virgo visita: http://ow.ly/AN0Sg )

    En este espíritu, quisiera invitarte a que me acompañes en 30 Días de Palabras Amables. Durante los próximos 30 días, comenzando hoy hasta el primer día de Rosh Hashaná, usemos nuestras palabras sólo para hablar bien de otros. Si mencionamos a una persona en una conversación encontremos algo bueno que decir o escojamos no decir nada en absoluto. 

    Las palabras son una de las herramientas más poderosas que se le ha concedido a la humanidad: Podemos usarlas para elevar, enriquecer, y nutrir la vida a nuestro alrededor o podemos usarlas para destruir, separar, y perpetuar el odio. Se dice que hay ángeles que escriben todas las palabras que decimos a diario. Luego, en Rosh Hashaná (los dos días que marcan el inicio del nuevo año para la humanidad), todas nuestras palabras se pesan para medir lo negativo y positivo, y nuestro año nuevo se planea de acuerdo a esto.

    No tenemos idea de la cantidad de bien que podemos atraer para nosotros mismos y para otros para el año que viene simplemente embarcándonos en este pequeño ejercicio. ¿Qué tan difícil puede ser, verdad? Sólo di cosas agradables y todo se te devolverá multiplicado. 

    Actualmente el mundo está envuelto en oscuridad, con manchas en todo el mundo. Cada uno de nosotros es una vela con la Luz de nuestra alma. Mientras que una vela puede traer una pequeña cantidad de luz a una habitación oscura, miles y millones de velas pueden eliminar completamente la oscuridad. A través de nuestros propios esfuerzos de ser cuidadosos al escoger sólo palabras positivas cuando hablamos de otros y esforzarnos por otros, incluso en cosas pequeñas, podemos traer más energía positiva al mundo que lo necesita desesperadamente. 

    Si quieres, comparte este mensaje con un amigo... cuando le damos algo que apreciamos a aquellos que amamos, es mucho más satisfactorio que mantenerlo para nosotros solos.

    Karen Berg


  • Cómo nos percibimos a nosotros mismos 1/2
    "Intentamos conocer el mundo que nos rodea, cuando la
    verdadera sabiduría es conocernos a nosotros mismos." 
    - José Alberto Navarro


    En este capítulo trataremos  de cómo nos percibimos a nosotros mismos, de nuestra construcción como personas. Es la base de todo lo que sentimos y hacemos en el mundo, a partir de esa construcción personal elegimos nuestro lugar.

    Para la legendaria pregunta que los seres humanos nos hacemos desde el principio de los tiempos: ¿Quiénes somos y adónde vamos? hay muchas respuestas. Las respuestas, desde ya, han ido cambiando según las corrientes filosóficas imperantes encarnadas por las culturas en distintas partes del planeta. Pero ante todo debemos definir qué es una identificación. Es, a mi criterio, el apego a una idea.  Podemos profundizar esta definición sin embargo básicamente es eso. Nuestra mente funciona así, calca, copia, y una vez que produce ese mecanismo lo archiva. Tal vez nos resulte más fácil ahora que aprendimos a manejar computadoras, las computadoras a su vez nos han copiado a nosotros los humanos. Jorge Luis Borges decía que todo lo que existe en el mundo es una extensión del cuerpo humano y sus capacidades, un puñal es la extensión de la mano, por ejemplo. Y la PC bien puede ser considerada la extensión de nuestra mente.

    Las personas necesitamos simbolizar para sobrevivir psíquicamente, así creamos una idea de padre, de madre y de nosotros mismos forjada a través de las experiencias. Pero esas ideas no son estigmas, de hecho pueden ser cambiadas por otras ideas y así ocurre, es inevitable.  Por otra parte no son las experiencias en sí mismas las que crean estas huellas o registros sino la interpretación que hacemos de ellas, y ahí también interviene nuestra mente. Claro que el cambio se produce en un tiempo que relacionado con la vida humana es muy extenso. La fuerza del cambio o de la evolución es una  cualidad  de  la energía y por lo tanto tiene la pujanza constante de lo que no se doblega, pero la tendencia al arraigo también lo es. Una vez que una persona crea su propia imagen de sí, se aferra a ella y si no adquiere una actitud consciente, posiblemente muera con  esa representación mental de lo que cree que es, debido a que opera un principio de inercia. Todo es energía, la mente y nuestras emociones también lo son.     

    Volviendo al planteo inicial de las transformaciones según las épocas, podemos decir que para una sociedad muy estratificada socialmente  como la nuestra el "quién soy" individual suele estar registrado y enmarcado por esa desigualdad y la respuesta es: soy el que está por encima del otro socialmente o soy el que está en la línea  tal o cual de la sociedad. Sobre todo que tiene una connotación económica muy marcada.

    La manera de pensarse es en oposición al otro. De allí que la competencia tenga tanto arraigo en este proceso de delinear la propia identidad, la persona se está midiendo constantemente con un afuera, una pauta externa que no le permite encontrar en su interior su propia dimensión. Esto explica porque es tan difícil dejar de ver el exterior y a los demás y descubrir mi maravilloso ser, esta introspección es algo que muy difícilmente en nuestra cultura nos enseñan.

    Uno de los ejemplos más básicos para explicar el cambio de conciencia es el pasaje de la Edad Media al renacimiento europeo, el cambio fue importante y la cosmovisión humana  se transformó, dio un salto. La identidad del ser humano de la Edad Media se forjaba comunitariamente con relación a una figura paternal que era la de Dios, el concepto de individualidad surge en el Renacimiento y se expresa en ese afán de notoriedad pública que observamos en los llamados genios de la pintura, en artistas y en científicos.  Esto se corresponde con un avance de la clase social llamada "burguesía" agrupada en las ciudades, nace el llamado mundo moderno vinculado al desarrollo de la escritura que, con la invención de la imprenta, se populariza.

    La escritura ha fortalecido el desarrollo del hemisferio izquierdo del cerebro, que como sabemos tiene la función de separar, clasificar y analizar. El cambio que estamos viviendo en este momento es semejante aunque en un grado mayor y la revolución  ya no es mecánica sino cibernética.   Muchos cuestionan que tanta gente se pase horas frente a las pantallas de TV o PC, pero es un proceso de compensación, porque la imagen desarrolla el hemisferio derecho del cerebro que tiene la función de integrar, simbolizar y relacionar y así se contrapesan siglos de decodificación de escritura.

    Entonces tomando el ejemplo de aquel salto del siglo XVI que a la pregunta clásica de quiénes somos, respondió: somos los hacedores de un mundo moderno y ya no nos definimos por ser los hijos de un Dios todopoderoso, hoy podemos respondernos de una manera un tanto más confusa. Más allá de las convicciones religiosas de cada persona o de la filosofía imperante, en Occidente la respuesta se tambalea y se viene tambaleando desde hace unas cuantas décadas.  Sin irnos demasiado lejos podemos observar el modo en que nuestros próceres nacionales construían esa identidad a la que podemos llamar filosófica. Eran los forjadores de la nación y a esa causa entregaban su vida,  debido a que en el proceso de forjar la identidad individual, la consolidación de la nación y su pertenencia a ella constituían el marco de esa identidad.

    Eran en tanto y en cuanto se sentían formando parte de una comunidad nacional. Hoy podemos sonreír cuando escuchamos que tal o cual prócer nacional dijo antes de morir  determinada frase,   puede parecérsenos exagerado que alguien piense en la patria o en ganar una batalla en el momento de morir, pero sea o no cierta la frase  dicha, expresa una cosmovisión. En ese sentido nuestros antepasados no tenían conflictos. La nación era su identidad. El siglo XX extendió fronteras y la nación dio paso a la ideología y la pertenencia a un país no otorgaba tanta identidad como la filiación a una doctrina de carácter político. El siglo XX fue el siglo de las ideologías, del mismo modo que dos siglos antes los vástagos de un reinado se sentían plenos por seguir los mandatos de su rey.

    Podemos trazar una línea que va desde el clan o la tribu, los imperios, los reinos, las naciones hasta las ideologías. Hoy, aunque nos sentimos parte de una nación, nuestra identidad no está puesta en ese marco. Porque la identidad nos da la sensación de plenitud y en la evolución de nuestra conciencia esa etapa ya fue incorporada, es decir que ya lo aprendimos, ahora necesitamos aprender otra cosa. Si la identidad es ese espejo que nos muestra quiénes somos. ¿Quiénes somos hoy para nosotros mismos? ¿Cuál es la imagen que reflejada nos permite reconocernos y sentirnos completos, íntegros y parte de una unidad mayor?      

    Yo, por ejemplo, son mexicano y ciudadano de Toluca, pero también me siento latinoamericano y también me siento ciudadano del mundo.  Y hace muy poco que el planeta no me alcanza porque sé que más allá hay seres y concepciones que también me definen. No me alcanza esta configuración geográfica para trazar una imagen de mí misma frente a mí misma.

    El año pasado  escuché en un seminario dado por Mónica Sokolosky que es una empresaria argentina que trabaja comprometidamente además para desarrollar la conciencia  realizando talleres y seminarios,  ella dijo al pasar que existen cuatro identificaciones que son falsas pero que en algún momento y en mayor o menor medida están funcionando en la actualidad. Cito, aunque no por orden de importancia ya que no existe tal orden.

    La identificación con el pasado.
    Esta es una de las más encarnizadamente apegadas en nuestra cultura. Es obvio que somos el resultado de una serie de tendencias, en eso se basa la psicología en todas sus ramas, la antropología también hace su aporte y ahora la neurociencia y la biología han entrado a tallar para ofrecer sus  descubrimientos con  mucho más peso en esta profundización de los condicionamientos humanos. Las tendencias existen, sin duda, pero hasta dónde le otorgo todo el poder a esas tendencias. La vida se sostiene igual que  la estructura de una obra de arte, es decir en el contraste y la polaridad.

    Si la fuerza no tiene otra fuerza equivalente que se le oponga no existe la vida. Creer que porque tuviste una infancia desdichada en tu vida, será siendo desdichada es una idea forjada por una corriente cultural que no es una verdad. Nada de lo que te ha sucedido en el pasado sea lo que sea determinar lo que deseas ser en el futuro.

    Si yo creo que las  tendencias del pasado tienen más  poder que mi propia capacidad de evolucionar y que mi voluntad y mis deseos de vivir, le estoy entregando el poder de mi creencia (que es  sólo una creación de mi mente) y a  partir de una creencia se estructura toda la cosmovisión de una persona, se abre un marco y en ese marco se organiza el saber. Y si lo pensamos bien es un contrasentido. La vida se define a cada instante.

    La vida se reformula en cada acto de  nuestra respiración. Para los que como yo creemos en la trascendencia, es decir en que este núcleo de conciencia que nos conforma como humanos y que no se desintegra cuando el cuerpo ha agotado su experiencia en la tierra sino que continúa como una energía aglutinada y sigue su viaje a otro plano de existencia, sea reencarnando o pasando a otras dimensiones para reencarnar o no más adelante, las creencias son más frágiles que para los que suponen que todo se juega en este plano tridimensional del mundo de la materia. Ese núcleo de conciencia llamado "alma" por los católicos, "atma" por los hindúes tiene una unidad en sí y una memoria de sí, de modo que no se dispersa por el simple hecho de desprenderse de la materia densa, ese conjunto de materia sutil que podemos llamar  alma o como se nos antoje, responde a las leyes de la física que entre otras tantas aseveraciones sostiene que “en la naturaleza nada se pierde, todo se transforma”, es un antiguo axioma que aprendimos en el colegio.  Desidentificarnos con el pasado no es tan difícil si tomamos conciencia de que es una línea de pensamiento que construimos. 

    De un modo correlativo se trata de no identificarnos con nuestra mente. Es preciso hacer una tarea de descondicionamiento y los caminos son muchos, las técnicas proliferan, la neurociencia nos demuestra que cada experiencia produce una huella cerebral pero también podemos modificar el funcionamiento produciendo hormonas que van cambiando la configuración de nuestro cerebro. Es cierto que hay condicionamientos determinantes en casos de violadores seriales, en los registros de la adicción a drogas, pero aún en este último caso es posible estacionarse y frenar así el automatismo como lo atestigua el éxito de los grupos de Alcohólicos  Anónimos y químico dependientes. Personalmente confieso que despegarme del pasado no es lo que más me ha costado o quizá estuve cuarenta años intentándolo y a la larga creo haberme despegado,  pero la trampa al menos en mi caso fue apegarme a la siguiente identificación que es:

    La identificación con el futuro.
    Cuando nos identificamos con una imagen forjada por nosotros mismos, tendemos a creer que allí está nuestra identidad y con el correr del tiempo esa identidad se va fortaleciendo, pero está apoyada en una falsedad. Una de las identificaciones  que tendemos a realizar y con la que justificamos la mayor parte de nuestra vida suele ser la identificación hacia el pasado, desarrollada  mínimamente en el artículo de abajo, la otra es: La identificación con el futuro: Esta identificación puede darse en distintos niveles. En mi caso descubrí que se producía en una falta de conexión con la vida misma colocando todas mis aspiraciones en un lugar que no había llegado y que nunca llegaría, porque el futuro es eso, una utopía, NO EXISTE, solo existe en nuestra mente.

    Por un lado me declaro optimista y siempre estaba a la espera que aparecieran las manifestaciones de lo anhelado.    Sin embargo las circunstancias históricas, como era de esperarse, influyeron también. Formé parte de la llamada generación de transición después de ruptura con lo establecido que comenzó en los 60´s.

    No es necesario haber adherido a estas ideas para haber sentido su impacto, nadie escapa al influjo de su época debido a que existen campos de energía en las sociedades que afectan a todos sus integrantes; o como dice Carl Jung somos parte de un inconciente colectivo.  En aquellos años estaba en auge los hippies que pretendían darlo vuelta todo. Esta cosmovisión ponía el acento en la transformación social, sea esta política o de costumbres,  lo que promovió la predisposición a endiosar ese “después” que vendría luego del cuestionado hoy. En cierto sentido fue una generación de soñadores llenos de nostalgias del tiempo que vendrá. 
      
    Desde un punto de vista espiritual, la identificación con el futuro es menos fácil de detectar que la identificación con el pasado, incluso el arte se ha ocupado de crear esos personajes vetustos encerrados en una casa o aferrados a lo antiguo como paradigmas del apego al pasado,  pero la identificación con el futuro goza de bastante buena salud en nuestra moderna sociedad. En realidad la teoría positivista lógica que tuvo tanto peso desde fines del siglo XIX se apoyaba en la idea de que el progreso indefinido de la ciencia nos llevaría a la felicidad humana sin medida. Y nosotros nos formamos culturalmente con estas ideas, de modo que necesitamos revisarlas.

    Si observamos bien la propaganda que nos bombardean desde los medios de comunicación se sustenta en este concepto filosófico: el jabón es el mejor porque lava mejor, pero pronto va a salir otro que lava más. Y aunque sea el mismo jabón le cambian el paquete, lo adornan y nos hacen creer que es otro más eficaz. Así con los celulares, ahí tenemos un buen ejemplo, no basta con que los celulares que son maravillosos y útiles sirvan para hablar, sirven para enviar mensajes de texto, para usar como calculadoras, para entretenernos con juegos,  para sacar fotos y pronto nos van a servir para rascar la espalda. 

    Cuando nos ofrecen un producto nos están vendiendo una ilusión. Trabajé algunos años en el rubro de turismo y solíamos decir que no le vendíamos a la gente pasajes o excursiones, sino ilusiones de un momento feliz en el futuro. El sistema de compra venta de mercancía que nos induce al consumismo se apoya en la visión filosófica del positivismo lógico. Está todo muy bien, el problema es lo que subyace en la base de esa carrera loca: y es la desconexión con el presente porque la identificación con el futuro se apoya en la insatisfacción del presente.

    Esto va creando un control mental que nos impulsa a colocar nuestra conciencia en un afuera lejano. Todavía el positivismo lógico como modelo de pensamiento rige nuestra vida y en el fondo sentimos o creemos que acumulando más bienes de consumos seremos un poco más felices. O que lo bueno y lo que mejorará mi vida viene de afuera y ese afuera puede estar representado por muchas cosas y en esencia se trata del futuro mismo como un lugar por ahora inaccesible. Aunque hayamos revisado este concepto,  sobrevive y se mezcla con lo que digerimos día a día.

    Lo que cifra esa espera del futuro puede estar llenado con la  acumulación de  información, o prestigio,  sin darnos cuenta nos desviamos hacia la carrera mental como una boca abierta hacia exterior que nos garantizará placer, satisfacción o lo que mi persona considere satisfactorio.  La idea de acumulación está vinculada con la falsa identificación con el futuro.  Es como esos animalitos que guardan comida para el invierno. La sociedad moderna tiene hambre de futuro y nos crea apetitos constantes.  Este futuro  se nos presenta tan inapresable que pretendemos alcanzarlo y, como no tiene cualidad en sí mismo, intentamos agarrarlo con la cantidad.  La cantidad, la acumulación nos liga al mundo material, la cualidad, en cambio, nos vincula al mundo de las representaciones, a los símbolos, a lo que tiene sustancia y no puede ser descartado.

    La identificación con el futuro es en la actualidad muy poderosa porque  la sostiene la insatisfacción, la prueba está que tienen tanto éxito los adivinos y todas sus variantes, no siempre en un sentido de auto indagación genuina que en eso el tarot y la astrología  psicológica hacen aportes valiosos, sino como tanteo de lo que está por venir fuera del alcance de mis propias decisiones. Si me identifico con el futuro, es decir si creo que mi identidad está forjada por lo que llegaré a ser o llegaré a tener o llegaré a protagonizar, apoyo mi propia vida en un vacío, en la espera, en el “mientras tanto”.

    Lamentablemente la práctica política muchas veces se  sostiene excesivamente en esto como son muchos movimientos de izquierda en el mundo, todo estaba puesto en un futuro absolutamente lejano llamado “revolución” sin que los indicios concretos del presente respaldaran los pasos dados y por eso, si las condiciones no estaban dadas,  la propuesta revolucionaria afirmaba que había que crearlas incluso contra los deseos del pueblo mismo. Cuando la  propia existencia se sustenta en el futuro, se pierde la noción del valor de la calidad de vida; como ejemplo, basta ver el nivel de vida de los cubanos hoy.

    Si  hay algo que caracteriza nuestra existencia humana es la revolución permanente, pero permanente no en la espera de un acontecimiento prodigioso ó revolucionario situado fuera de nosotros mismos y que nos cambiará de lugar y nos hará felices de la noche a la mañana, no para nada,  sino permanentemente en forma interna: cambian nuestras células, cambia el ritmo y la velocidad en que los electrones giran alrededor del átomo dentro de nuestra materia. Cambian nuestras ideas sobre el mundo y sobre nosotros mismos.

    Cambiamos nosotros y esta es una buena metáfora para sentir que el futuro está en nuestro presente.  Por desgracia muchas ofertas de venta de productos, muchas teorías religiosas y sectarias se consolidan fortaleciendo está falsa identificación que otorgan una identidad pasajera a las personas. Como por  ganar la lotería o esperar al esposo ideal o al romance o a la mudanza a un barrio más distinguido.  Y mientras esto ocurre, la persona se desvincula con su centro colocando sus expectativas en un lugar ajeno a su propio poder de transformación.   La identificación con el futuro  debe ser muy tentadora para nosotros,  ya que es el argumento más sólido del  lenguaje publicitario y de los discursos políticos y algunas sectas religiosas que terminan ofreciendo sueños dorados para tapar la insatisfacciones personales, por lo tanto es la que más  necesitamos revisar. Se explica  perfectamente que esta identificación con el futuro tenga tanto arraigo: toda la cultura Occidental se  nutre de lo exterior,  de lo que viene de afuera.

     Debemos recordarnos una vez más que las llaves están siempre adentro de nosotros.  La identificación con el futuro es  igual a las otras tres identificaciones, absolutamente falsa y no tiene nada que ver con lo que somos en verdad, en lo profundo. Y si pensamos un poco en el hambre de fama que se percibe en tanta gente no es otra cosa que una identificación con el futuro, se ponen todas las expectativas en ese “llegar a ser”. Tengamos en cuenta  que la identificación falsa es una idea autoengañosa que nos  hace creer  lo que no somos y así perdemos nuestra verdadera identidad y es el camino más directo hacia la desdicha. Ya que de eso se trata estar aquí en el mundo: llegar a  ser feliz.

    Continuará...

     Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima
    Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 253 Volumén 2:Falsas identificaciones del  Autoconocimiento


  • Lo que dicen los pies de ti

    La reflexología holística es una técnica de reconocimiento de los pies que nos regala una respuesta efectiva en todos los planos: corporal, mental y espiritual. Al analizar cada pie combinamos estas tres dimensiones.

    Una fase importante en la evolución como seres humanos es la transición de yacer y gatear desamparadamente a desplazarse con los pies. Y hay que tener en cuenta,  también, que es la fase en que la personalidad del individuo empieza a expresarse con más claridad.

    La persona entera se apoya sobre la planta de los pies. Cualquier cambio, ya sea emocional o físico, implica una modificación en la posición que ocupa una persona en el mundo. Las situaciones que son persistentes o intensas dejan huellas claras e inconfundibles en las plantas de los pies.

    ¿Qué nos dicen nuestros pies?

    El análisis del pie es una técnica que trata de comprender el significado de sus signos y combinarlos en un cuadro integral del individuo a todos los niveles. Con la técnica, que son masajes especiales con cremas, geles o lo que utilice el terapeuta,  se logra bajar los niveles de stress, fortalecer el sistema inmunológico-hormonal , el aparato respiratorio, depurar y drenar, relajar la columna vertebral, trabajar las emociones profundas y los miedos…

    Estos trastornos  no los resuelve sólo el terapeuta  sino, también, el propio paciente al aprender , a través de sus emociones, a identificarlos y reconocerlos. Se trata de un trabajo que permite evolucionar física, emocional y espiritualmente.

    La estructura ósea del pie se completa entre los 18 y los 25 años, en paralelo al proceso de madurez física. Podemos decir que el pie está completo cuando el ser humano ha terminado de crecer, lo que, sin embargo, no significa que ni el pie ni los dedos dejen de cambiar en consonancia con el desarrollo interno de la persona.

    La lectura de los dedos según la reflexología

    Cada uno de ellos refleja emoción o energía. La forma y posición del dedo nos enseña cuáles so las relaciones de su “dueño”  con sus chakras o centros energéticos. Con esta guía, comenzá a conocerte por la zona más olvidada y alejada a nuestros ojos, aquellas con la que tratamos de mantenernos firmes sobre la tierra.

    Para cada dedo del pie izquierdo, comenzando por el pulgar, le corresponden las siguientes energías: tristeza, emociones y creatividad, amor, optimismo, confianza y sexo. Para los dedos del pie derecho, comenzando de nuevo por el pulgar, son las siguientes: alegría, deseo, agresividad y decisión, apego, miedo e inseguridad.

    Ahora sí, veamos cómo se interpreta:

    -Dedo liso: expresa los sentimientos o las consideraciones de tipo intelectual de forma modesta pero decidida.


    -Dedo en bloque: la energía que refleja este tipo de dedo puede expresarse de forma demasiado brusca. Es innegable que se trata de una persona poco flexible, de carácter dominante y muy poco dada a la negociación.


    -Dedo con abultamiento: Cuando encontramos esa pequeña protuberancia bajo el dedo podemos estar seguros de que existen aspectos que no se aprecian a primera vista. Estamos ante una gran cantidad de energía oculta.


    -Dedo con callo o juanete: los juanetes indican siempre que se está ocultando alguna emoción. Cuando el dueño o la dueña hacen algo que, por la razón que sea, no consideran correcto, es muy probable que encontremos un juanete en el dedo relacionado con la expresión de ese sentimiento.


    -Cuello de botella: un dedo con esta forma, como si lo hubieran apretado en la parte central, revela que la energía se estanca temporalmente y, como en un embotellamiento de tráfico, no hay posibilidad de aumentar su velocidad de salida.


    -Dedos anchos y grandes: pertenecen siempre a personas muy dotadas para la argumentación dialéctica, que hablan largo y tendido.


    -Dedo torcido: un dedo así indica un cambio del rumbo general. Pertenece a una persona con un principio muy distinto a su final. En un dedo torcido (en la raíz) representa una determinada reacción que luego cambia e impide que el mundo exterior reconozca la anterior energía, es decir, se niega la energía original y se presenta como procedente de otras fuentes.


    Dedo ladeado: en este caso se trata de que su dueño o dueña demuestra cosas distintas a las que realmente piensa o siente. Esta configuración no permite que la energía se mantenga en su dirección original.


    Dedos doblados: los dedos que se doblan ajustándose a la línea del pulgar y el meñique indican cierta capacidad para la manipulación.


    -Dedo en tensión: cuando se produce tensión en un dedo cualquiera, estamos ante un cambio en marcha. Con frecuencia, éste presenta un color distinto a los demás producido por el aumento de energía y actividad.


    -Dedo desviado: un dedo desviado de su dirección original que se inclina hacia el meñique demuestra una completa superación del pasado y una necesidad de abordar rápidamente el futuro. Ansias de éxito rápido.



    -Dedo con la punta cuadrada: indica una forma intransigente de expresar la energía. Se trata de una persona que no está sobrada de tacto y que sabe defenderse cuando la atacan. Así soy yo, y no quiero cambiar.


    -Marcas abultadas y horizontales en la uña: oleadas en el terreno de las emociones. La energía conectada con un dedo que tiene ese tipo de uña causa inestabilidad emocional.


    -Dedo levantado: este tipo de dedo apunta al aire y carece de conexiones con la tierra. El carácter correspondiente es fantástico y presenta tendencia a soñar despierto y a evadirse de los problemas o de la realidad que no le satisface.


    -Dedo en gancho: refleja que su dueño o dueña ha sufrido fuertes imposiciones del mundo exterior por parte de alguna autoridad dominante que no le ha permitido expresarse sin libertad.


    -Dedo redondeado: la punta redonda indica que la expresión se suaviza en los puntos finales. La personalidad correspondiente a la forma redonda adopta actitudes tácticas por naturaleza y pude ser dócil y temerosa de emitir su propia opinión.


    -Forma de espátula: esta forma facilita la expresión de una gran cantidad de energía que se manifiesta con fuerza y, por lo general, de modo imprevisto.

    Para terminar, te invito a que te saques los zapatos, mires tus pies y empieces a descubrir más sobre  tu persona

    Autor: Nadir Otermin Hamed


  • Vas a llegar

    Nadie alcanza la meta con un solo intento, ni perfecciona la vida con una sola rectificación, ni alcanza altura con un solo vuelo. 

    Nadie camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces... nadie recoge cosecha sin probar muchos sabores, enterrar muchas semillas y abonar mucha tierra. 

    Nadie mira la vida sin acobardarse en muchas ocasiones, ni se mete en el barco sin temerle a la tempestad, ni llega a puerto sin remar muchas veces. 

    Nadie siente el amor sin probar sus lágrimas, ni recoge rosas sin sentir sus espinas. 

    Nadie hace obras sin martillar sobre su edificio, ni cultiva amistad sin renunciar a sí mismo, ni se hace hombre sin sentir a Dios-Amor-Universo.

    Nadie llega a la otra orilla sin haber ido haciendo puentes para pasar. 

    Nadie deja el alma lustrosa sin el pulimento diario de Dios-Amor-Universo

    Nadie puede juzgar sin conocer primero su propia debilidad. 

    Nadie consigue su ideal sin haber pensado muchas veces que perseguía un imposible. 

    Nadie conoce la oportunidad hasta que ésta pasa por su lado y la deja ir. 

    Nadie encuentra el pozo de Dios-Amor-Universo hasta caminar por la sed del desierto. 


    Pero nadie deja de llegar, cuando se tiene la claridad de un don, el crecimiento de su voluntad, la abundancia de la vida, el poder para realizarse y el impulso de Dios-Amor-Universo

    Nadie deja de arder con fuego dentro... nadie deja de llegar cuando de verdad se lo propone. 

    Si sacas todo lo que tienes...Vas a llegar.

    Desconozco el autor


  • El optimismo de cada día

    El mejor regalo: amor.

    El día más bello: hoy.

    La cosa más fácil: equivocarse.

    El obstáculo más grande: el miedo.

    El mayor error: abandonarse.

    La raíz de todos los males: el egoísmo.

    La distracción más bella: el trabajo.

    La peor derrota: el desaliento.

    Los mejores profesores: los niños.

    La persona más peligrosa: la mentirosa.

    El sentimiento más ruin: el rencor.

    El regalo más bello: el perdón.

    Lo imprescindible: el hogar.

    La ruta más rápida: el camino más correcto.

    La sensación más grata: la paz interior.

    El resguardo más eficaz: la sonrisa.

    El mejor remedio: el optimismo.

    La mayor satisfacción: el deber cumplido.

    La fuerza más potente del mundo: la fe.

    Las personas más necesarias: los padres, y Dios.

    Desconozco el autor



  • Como lidiar con personas que se comunican mal si desgastarse emocionalmente

    La forma en que se comunican las personas depende de su nivel cultural, estado de salud mental y emocional, así como de la forma en que han decidido afrontar las relaciones interpersonales. Y cada vez podemos observar con más frecuencia a personas más complejas, conflictivas o de personalidad desconcertante, situación que le robará la paz quien así lo permita.

    Por ello,veamos juntos las formas comunes de personalidades que padecen serios problemas para comunicarse.

    1.- Personalidades agresivas  (con perfil ególatra): Podemos hallarlos para empezar en el hogar porque hay padres o madres que lo son y terminan haciendo mucho daño a sus progenitores. Se caracterizan porque necesitan sentir que siempre tienen la razón, dan órdenes, críticos severos, no saben escuchar y por lo general lo que opine alguien debe ser para mostrarle sumisión.

    Otro lugar donde podemos toparnos con este tipo de personas es en el trabajo, círculo de amigos de grupo o aparecen sin remedio de familia cuando alguien se casa o tiene que lidiar alguna vez con la familia de la pareja. 

    Por lo general no soportan escuchar a gente pensante que podría hacer que se miren, jamás reconocerán un error y su forma de pedir perdón alcanza como máximo a decir "discúlpame" o dar regalitos y pagar así las culpas. Es altamente posible que en la infancia fueran tratados mal y almacenan traumas o han padecido burlas y humillaciones en la escuela o han sido sobreprotegidos por sus padres.  

    ¿Cómo comunicarse con ellos?

    a)- Si es inevitable en la vida porque de pronto es el padre o madre, se debe luchar por lograr la independencia y asumir con aceptación que están enfermos de la mente, del alma y sobre todo del espíritu y si jamás han tenido ayuda profesional queda orar por ellos con compasión, sin esperar que logren dar, decir o hacer algo para lo cual no están preparados. Y al pensar de este modo sentirse liberado, sin juzgar.

    Si se trata de padres queda decirles cosas claras y cortas y tomar el camino de la lucha para ser independiente y así volar hacia las metas que cada quien debe poseer de modo individual.

    b).- Si esta gente no escucha, no decidas frustrarte, enojarte y mucho menos deprimirte. 

    Tendrás que decidir ignorar y dejar que sus palabras y procede reboten como un balón sobre un muro y ello no implica ser insensible, solo cuidar tu salud emocional porque tienes derecho de elegir con quien lidiar y a veces a miles de personas se les recomienda que sus padres sin tratamiento médico no deben ser vistos seguido porque se comunican de modo nocivo.

    c).- Si es alguien que labora contigo y posees superiores te toca reportar cada cosa que haga. ¿Cómo?. Junta pruebas del maltrato psicológico que comete y llegado el momento pon las cartas sobre la mesa y expresa que te resulta imposible laborar con una persona así porque no se llegan a metas porque su soberbia y rigidez no lo permite. Y si temes que por ello te saquen estás perdido por tus miedos y ante ello debes reconocer que eres una persona responsable y de buenas intenciones, y si hay prueba de ello solo temen los hombres que carecen de fe y dejan pisar su dignidad. 

    Recuerden que a veces es preferible que nos miren mal, que hablen y  que piensen lo que sea antes de perder el rumbo y paz interior. No se es moneda de oro para caerle bien a todo el mundo y por lo general los agresivos pasivos no son frontales ante superiores y caen en cobardía perpetua y por detrás hablan mal o inventan hasta tonterías que pueden hacer mucho daño. Por ello toca desenmascáralos y expresar a los superiores que con este tipo de persona no se puede laborar ni vale la pena reconsiderar porque cada quien decide ser distinto por su voluntad. 

    2.- Personalidades manipuladoras: Como decía mi abuelita "Los matalas callando o líbrame de las aguas dóciles que de las bravas me libro yo". Esto quiere decir que nos encontramos a personas observadoras, con una necesidad de poder, control, elevar el ego y querer manejar la mente y proceder de las personas por ausencia de valores, lesiones emocionales de infancia y serios complejos de inferioridad, pero que fingen otro tipo de personalidad.

    ¿Cómo se comunican?

    Hay de todo, pero por lo general son aquellas personas que fingen no sentir, intentan ocultar sus sentimientos y pensamientos (ilusos por cierto porque el 85% de la comunicación es no verbal), se hacen los importantes para demostrar poder y necesitan que les repitan las cosas varias veces (no por incapaces) sino para demostrar que son elementos necesarios y creer que han generado dependencia. 

    Hace poco un amigo me contaba furioso que una mujer con la que labora por cosas de la vida en una empresa, era tan insoportable que tenía que verse obligado a mandarle más de 7 correos electrónicos para coordinar cosas tan sencillas como ejecutar una orden para determinada área. Mi pobre amigo me contaba lanzando ajos y cebollas que la odiaba y no lo dejaba avanzar ni hacer bien las cosas y luego de que echó todo la chispa que pudo le dije: "Ya logró lo que quería rey, te hizo perder la paz, el equilibrio y te comportas de modo visceral sin pensar con toda la inteligencia que posees". Luego me dijo: "Te juro que la detesto y rezo porque la saquen del área".

    Mis pautas con gente así son: 

    a) Si hay superiores archivar los correos y hablar con el jefe de la empresa y demostrar la ineptitud en comunicación, así como su mala voluntad y poco compromiso con las labores. ¿Miedo?. El miedo al río gente porque en esta vida quien no tiene carácter está literalmente "fregado" (a) y esta gente existe porque nadie se atreve a ponerlos en su sitio y si ya antes habías hablado con esa persona para mejorar el tema y todo siguió igual, olvídate de la pena y consideración y a cortar con el mal de arranque.

    b) Si esta persona es lo que se dice "envarada" o así te quejes no le dirán nada, toca hacerle caer en su propia mala fe. Para ello conserva los correos laborales e intenta que todo tu proceder laboral quede documentado (para ello hay cargos, sellos, correos, etc) y si por ejemplo estas personas no contestan correos, teléfonos, etc, pides un sencillo reporte de llamadas a la compañía telefónica y papelito manda.

    A veces es terrible tener que ser algo detective para mantener la paz interior y la dignidad, pero como en el ejemplo anterior, no puedes desgastarte, negociar, y mucho menos creer que llegarás a importantes acuerdos con gente que en el fondo busca manipular para sentir que domina una situación, cuando lo único que hace es demostrar mediocridad, pobreza de espíritu y carencia de sentido profesional, así como de valores.

    c) Ten por seguro que la gente manipuladora se aterra ante personas firmes y frontales y suelen esconder la cabeza como el avestruz y jamás dirán nada si se ven expuestos a situaciones donde podían ser humillados o ridiculizados porque en cierto modo, este tipo de gente posee rasgos psicópatas porque hacen cosas malas, sabiendo que lo hacen y sin ningún escrúpulo para parar y mirarse. Y es lógico que quien vive perdido y no tiene al creador en el alma sea un atormentado y ser que solo sabe dañar porque solo así se defiende de sus temores y dolor que nadie comprende según sus ideas.

    d) Si notas que luego de que todo fuera bello tu pareja comience a comportarse de este modo, te toca "ponerlo (a) de cabeza" y expresarle en total castellano que notas actitudes extrañas, infantiles y se las enumeras como la tabla de multiplicar una por una. Y si lo niega, no te desgastes tampoco ni esperes reacción positiva porque al tocarle el ego pueden sentirse tan maltratados (as) que la otra parte termina en sus mentes siendo culpable. Lo ideal sería si hay buenas intenciones escuchar, aceptar y hacer una mirada al interior, pero es algo que debe decidir la misma persona.

    Y si observas que no existe un mea culpa y todo es igual toca un "Buenas noches los pastores" que en cristiano es "Adiós por lo sano" y cortar de modo determinante una relación que no lo es porque en el amor sano no se busca dañar a nadie y pretender que alguien sea distinto es hasta soberbio y poco inteligente. 

    3.- Personalidades introvertidas y fóbicas sociales: Por lo general son además bastante lentas en las labores, evasivas al cien por ciento, no expresan con sinceridad y le temen a todo tipo de decisiones. Tampoco se atreven a reclamar nada a superiores y si por ejemplo toca lidiar con grupos se quedan callados (as) todo el tiempo y jamás se arriesgarán a cambios de vida porque son pesimistas.

    Sin duda les toca buscar ayuda profesional y resultan todo un foco de atención para el área de recursos humanos de una empresa porque tendrían que recomendarles seriamente el asunto.

    Si este tipo de personas es alguien de la familia también resulta  complicado lidiar con ellos, pero a diferencia de los otros dos perfiles, este suele pedir ayuda a gritos en gestos y escuchan con mayor atención. Por tanto, toca usar las mejores palabras, con bondad y compasión para ayudarlos a buscar profesionales y poco a poco felicitarlos por sus avances. 

    LO QUE DEBES EVITAR

    - Pensar y pensar en el proceder de este tipo de personas sin aceptar con humildad la realidad, lo que expresa el proceder y pensar que deberían ser o hacer tal cosa. Recuerda que nadie da lo que no tiene ni aprendió y siempre hay millones de personas con las que se puede laborar, socializar, compartir y entablar empatía como para detenerte a darle poder en tu mente a personas que solo serán distintos cuando hayan aprendido de perder, perderse y se cierren las puertas que más necesitaban.

    - Ingresar al conflicto innecesario: Si puedes evitar hablar con este tipo de gente porque todo es inútil mejor y si es inevitable, toca hablar lo necesario y así te miren extraño o juzguen, sigue con tu actitud porque nadie más que tu es dueño de tu interior. Recuerda que si peleas o pierdes los papeles el mal rato hace daño a la salud física y emocional y a nadie debes otorgarle tu equilibrio. 

    - Caer en chismes y comentarios: Calla, se juicioso y recuerda que es preferible que te crean "serio" y hasta arrogante si no te conocen antes que caer en chismes y expresar cosas que no tienen sentido hablar porque hasta el lenguaje puede ser hermoso siempre si sabes con quien invertir el tiempo en las charlas. 

    - Desconcentrarte y ponerte ansioso (a): Recuerda que el tiempo es oro y si le das poder en tu mente a gente así, al cambio de calendario tus sueños estarán paralizados y hasta muertos porque todo tiene una fecha de caducidad. De modo que usa tu agenda, pasión, voluntad y talentos para avanzar con alegría hacia lo que anhelas con firmeza y sin mirar atrás.

    - Aplasta el ego con compasión: Cuando el ego nefasto te ataque, desaparécelo del camino expresando compasión por gente así y orando al creador para que limpie tu camino de personas que solo buscan dañar y aprendiendo de la experiencia de toparse con personas que si te hieren adrede suele ser porque ven en la gente transparente la luz que necesitan y les cuesta adquirir. 

    Las personas que se comunican de modo correcto, suelen ser honestas y desprenden una energía particular que brinda confianza, apertura y permite estrechar lazos emocionales más profundos. Además de ellos son humildes de corazón y saben compartir, reconocer errores sin vergüenza y con pertinencia porque sus valores esenciales son entre otros la bondad y consideración con el prójimo.

    Ya lo saben queridos lectores, toca observar, escuchar, aprender, interiorizar y moldear la personalidad y carácter para enfrentar días que no son sencillos porque con todo tipo de personas nos toca lidiar y siempre es por algo, nada ocurre por azar y en ello radica el misterio y magia del creador que desde lo alto jamás abandona a los honestos, justos y de buen corazón; jamás lo olvides y ora con fe por ser mejor persona cada día y pide con esmero por cada persona que vive de modo inadecuado y en el fondo sufre mucho por no tener valor de mirarse. 

    Fuente: Peru.com


  • Dejemos de Juzgar
    "No juzguéis a los demás si no queréis ser juzgados. Porque con el mismo juicio que juzgareis habéis de ser juzgados, y con la misma medida que midiereis, seréis medidos vosotros.",
    - Jesucristo


    Cuando juzgamos a otra persona o lo que es lo mismo, cuando tenemos creencias sobre sus conductas o emitimos juicios de valor sobre otra gente, lo más probable es que estemos desacertados. No sabemos qué le está ocurriendo a esa persona, cuáles son sus profundas motivaciones. Si apenas nos conocemos a nosotros mismos, poco podemos llegar a captar de los demás, ahora bien, la gran mayoría de los juicios que realizamos son de crítica negativa, entonces se convierte este proceso en un juego de distracción de ver muchas cosas en los demás que me evita poner mejor la atención en mí.

    Te voy a mencionar algo importante que quiero que lo recuerdes siempre: “La persona que se acepta y ama a si misma, pierde el interés de juzgar a los demás. Un juicio de valor es tranquilizador porque nos hace creer que existe un conocimiento que poseemos con el cuál “analizamos a la otra persona ó situación”.  Y así generamos una momentánea sensación de paz que nos impide llegar  a un saber verdadero. Al parecer las personas no toleramos el no saber, frente a ese vacío de conocimiento, si no obtenemos información lo llenamos con nuestra imaginación. ¿se acuerdan del juego de niños “el teléfono descompuesto”, donde se pasa un mensaje de uno a otro hasta que llega al último participante el mensaje del originador pero con las sumas y restas personales de cada niño intermedio?, ha pues muy similar sucede con adultos, la falta de conocimiento del tema se complementa con creencias, suposiciones, imaginación, etc… De aquí que las críticas sean tan destructivas.

    Suele ocurrir que las personas que están en proceso de desarrollo personal e inclusive espiritual, en forma consciente se comparen con otros que están también encaminados hacia esos objetivos de trascendencia, y al hacerlo aparece todo lo que se intenta superar: competencia, obsesión desenfrenada por obtener determinados resultados vinculados al concepto de éxito, apegos e identificaciones con objetos o pertenencias materiales, roles fijos de comportamiento, falsas ideas del yo, etc.

    La competencia surge de una comparación con otra persona y conduce a la rivalidad y la rivalidad inexorablemente nos lleva a un estado de guerra, guerra que primero se forjó en el interior y que inevitablemente se materializará en el mundo de alguna forma: discusión verbal, enfrentamiento físico, conspiración social y llevado a un plano más profundo implica la lucha con armas poderosas. Existe una ley básica en el Universo que sostiene que todo proceso una vez iniciado se profundiza, torcer esa frecuencia vibratoria supone gran trabajo, el movimiento tiene su propio principio de inercia,  comúnmente se llama tendencia. Observar la tendencia nos permite adelantarnos al resultado final de ese proceso.

    En este sentido tener un pensamiento de hostilidad hacia otra persona derivaría inexorablemente en el acto de dañar a esa persona en alguna forma. Gandhi decía: “La competencia es violencia”. 

    Cualquier violencia interior se manifestará de algún modo en mi mundo, lo quiera o no. Así acalle mi pensamiento, si no lo he resuelto en un plano profundo, eso acarreará un desatarse de emociones que eclosionará de alguna manera en el mundo material. Ya sabemos que los pensamientos son energías que tienen mucha fuerza. Antes, cuando se sabía poco de física cuántica, si en una casa se estropeaban  varios artefactos eléctricos a la vez se hablaba de mufa o de espíritus, hoy sabemos que la materia depende del observador, que no es un absoluto separado del observador, tampoco lo es el espacio ni el tiempo, esta es la famosa ley de la relatividad, lo relativo es eso, la relación entre el observador y el mundo material, la relación entre la masa de un cuerpo con su fuerza de gravedad y la velocidad de la luz que está en relación directa con el tiempo.

    Todavía arrastramos un concepto de tiempo y espacio absoluto aunque una parte de nosotros nos diga que no es así. Lo mismo ocurre cuando estamos viviendo un proceso de autoconocimiento, al que llamamos espiritual, solemos trasladar  la forma de comprensión de la realidad del mundo captadas únicamente con nuestra racionalidad y la aplicamos. Así juzgamos los caminos espirituales de otros y, al hacerlo,  intentamos colocarnos en un plano superior.

    Todo juicio supone ubicarse por encima, porque sólo desde arriba podemos ver el panorama completo. Lo que no queremos aceptar todavía es que estamos en un plano muy bajo de frecuencia vibratoria y cuando juzgamos a otros, sólo ejercemos violencia en el sentido de competencia, como decía Gandhi. Hay violencia en la competencia porque hay enfrentamiento y el enfrentamiento fortalece la polaridad. Si estuviéramos en un plano alto habríamos superado la dualidad o polaridad. Por eso cuando escucho que alguien juzga el nivel evolutivo de otra persona, me estremezco. Quién sabe qué sentido tiene la vida del otro en este gran tablero del Universo.

    Tal vez su rol superior sea el desacomodar las vidas ajenas para ayudarlas a evolucionar. En literatura se suele decir que el personaje del malo es el que motoriza la acción. Sin el malo haciendo de las suyas, oponiendo resistencia, intrigando y ejecutando acciones que obstaculizan el camino de la heroína o el héroe no habría asunto, no habría relato en el estricto sentido literario.

    El malo puede ser un personaje entendido como persona de carne y hueso o puede ser una tempestad o un conflicto interior del personaje. Sin dualidad no hay vida en el planeta tierra y sabemos muy poco qué funciones cumplimos cada uno de los que estamos aquí para que este gran plan del Universo se lleve a cabo. La prueba está que los humanos afectamos el eco sistema haciendo desaparecer especies que cumplen funciones. Todo tiene un sentido o una tarea específica en el plan. Y no estamos capacitados en el nivel de conciencia en el que nos encontramos para juzgar el camino de los otros.

    He leído casi todos los libros de biografía de la actriz norteamericana Shirley MacLaine. En uno de ellos tuve una revelación.  Es apenas un capítulo muy breve en medio de historias sobre su vida en Hollywood, sus  viajes y sus experiencias espirituales.  De repente, casi al final del libro  Shirley  descubre que su esposo la estafó económicamente y eso hizo que ella, multimillonaria, se declarara en quiebra.

    Había trabajado toda su vida haciendo dos y tres funciones diarias en  los musicales de Broadway y las películas que ya todos conocemos, le había entregado a su marido todo su dinero. Sobrevienen la crisis,  el proceso judicial de divorcio, la indagación personal que hace MacLaine sobre lo ocurrido, su natural sufrimiento al sentirse estafada por  aquella persona en la que confió más y con la que había tenido una hija.  El relato es apasionante. Un día  Shirley MacLaine descubre  en sus meditaciones y canalizaciones que su marido era un ser de un nivel evolutivo superior al de ella y había venido al planeta para ayudarla a evolucionar.

    Sencillamente estaba actuando el papel de villano como un servicio de amor para que ella despertara. La vida de Shirley dio un vuelco. Sin citar ejemplos difíciles de comprender y comprobar como este, si  observamos nuestra propia vida o la vida de los otros entendemos que las experiencias consideradas dolorosas tienen un sentido muy importante, son parte de un camino que sin transformación convierte a las personas en semi-humanos.

    No sabemos nada del nivel en el que se encuentra la persona que tenemos al lado, a lo mejor el otro viene a hacer su último trabajo en una última encarnación en la que su aprendizaje consiste en aprender a ser repudiado por otros, porque ya aprendió todo lo que tenía que aprender; y aprender el desprecio de los otros cuando nos convertimos en personajes malos es un profundo trabajo de humildad.

    Se dice que la tierra es un planeta escuela y que todo es esto un juego del que nos reiremos cuando nos despertemos. Nos tomamos demasiado en serio los personajes que nos toca interpretar competimos, nos enojamos, nos ofendamos o rivalizamos y juzgamos. No sabemos quién es el otro  del mismo modo en que tampoco sabemos quiénes somos realmente nosotros. Si lo supiéramos y no nos identificáramos con el personaje externo del mundo, no juzgaríamos la exterioridad del personaje que vemos en el otro.

    Alguien puede creer que está por encima de esa persona simple que no tiene la menor idea de lo que es un camino espiritual. Pero a lo mejor el corazón de esa persona está más limpio que el de quien la juzga. El acto de juzgar es una operación de la mente racional. Y la mente racional no la podemos seguir usando para todo, debe ser integrada con otras formas de comprensión de lo que nos rodea. Ahí está el desafío de esta época para cada uno de nosotros.


    Quizá lo más difícil sea aprender a vivir en la incertidumbre del no saber, soportar el hecho de no llenar el vacío del desconocimiento con nuestras operaciones mentales, elucubraciones, imaginaciones, juicios de valor o desvalor.   Nada mejor para terminar esta aproximación a la incertidumbre que recordar una frase de la película Qué rayos sabemos: “Es más importante vivir en el misterio que en el conocimiento”.

     Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima
    Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 252 Volumén 2:Dejemos de Juzgar


  • Feng Shui: Buena suerte en el amor

    Para el Feng Shui "la peonía" o "Rosa de Alejandría"es la reina de las flores, y es excelente para producir buena suerte en el amor.

    La peonía también se llama "Mou Tan", y es el símbolo floral principal del amor y del matrimonio.

    Al tenerla expuesta en la casa, trae la suerte del matrimonio a los miembros no casados de la familia.

    Las pinturas de peonías sobre seda en el dormitorio de las hijas jóvenes son muy beneficiosas.

    Nunca coloques peonías en los dormitorios.



  • Inconformes que se quedan.
    Llegamos a nuestra habitación escurriendo.

    Por debajo de la puerta habían arrojado un sobre cerrado. Lo recogí y revisé el interior. Tenía una pequeña nota con un recado telefónico del doctor Rangel indicándome que lo llamara al hospital de neurología.

    Daniel y yo fuimos al baño y nos dimos un regaderazo con agua tibia. Sequé al pequeño con la toalla, le puse su pijama y lo peiné. Necesitaba dinero. Le expliqué a mi hijo que iba a dejarlo solo por un rato para ir a visitar al dueño de la empresa. Mientras él se recostaba en la cama viendo una película, me vestí presuroso y llamé por teléfono al médico. El tono sonó ocupado. Insistí varias veces pero no tuve suerte.

    "Llamaré más tarde", me dije.

    Recordé a mi esposa y sentí pánico. Ella estaba llevando su barco hacia otras aguas, navegaba con otro rumbo... Además yo era un prófugo que había raptado a un menor. Seguramente no iban a tardar en encontrarme y Daan sufriría las consecuencias de todo ello. Entonces decidí irme del país. Era preciso actuar rápido, con paso firme y seguro si no quería perder la felicidad que había encontrado.

    Marqué el número de Karen y le dije que preparara una maleta pues iba a pasar por ella para irnos de viaje...

    Rumbo al domicilio particular del accionista mayoritario imaginaba el futuro: el doctor Rangel me tendría que indicar a qué médico acudir en el extranjero; iba a ser complejo cruzar la frontera; seguramente mi hijo y yo habíamos sido reportados a la policía de todo el país, pero si Karen nos acompañaba podríamos pasar como una familia diferente; no sería fácil; requeriríamos falsificar documentos; la idea me asustaba, pero a la vez me entusiasmaba; quizá con el tiempo Daniel lograría olvidar a su madre y querer, como yo, a Karen.

    Llegué a la casa del señor Vallés cerca de las diez de la noche. Cuando minutos antes le llamé por teléfono para decirle que me urgía verlo, el anciano se mostró

    sorprendido pero no hizo averiguaciones; aceptó recibirme. Ni siquiera preguntó dónde había obtenido su número privado. Yo tampoco puntualicé que Karen me lo había proporcionado.

    Su casa no era tan magnificente como yo esperaba. Siempre conjeturé que el accionista mayoritario de la compañía viviría en un palacio, pero no era así. Había amplitud, jardines, un par de criados, pero no lujos ostentosos.

    —Me da gusto recibirlo —declaró sonriendo abiertamente—, aunque le diré que su visita me es totalmente inesperada.

    —Gracias...

    Pasé a la sala, tomé asiento como me lo indicó y, dada mi falta de habilidad para entablar charlas sociales, entré en materia sin siquiera haber roto el hielo.

    —Estoy un poco molesto —expresé con voz neutra—. Creo que la elección del gerente general fue un engaño. Esta mañana Jeanette nos citó en su oficina para darnos un discurso muy conmovedor de compañerismo y servicio, pero también nos proporcionó a todos una copia del cuaderno de nueva filosofía, inmediatamente me percaté que ella escribió el artículo sobre calidad humana en el cual el Consejo se basó para la votación. Siempre se supo que Jeanette iba a ser electa pues era la inventora de ese nuevo dogma, así que ¿por qué se nos hizo creer que iba a haber elecciones democráticas?

    El anciano me miró unos segundos y tomó la palabra con su serenidad acostumbrada.
    —No había nada arreglado previamente. Aunque en efecto yo deseaba que ella fuera designada, la votación fue real...

    —Quiero renunciar, señor Vallés.

    Su modo afable se tornó enojoso.

    — ¿No le parece absurdo venir a decirme eso a mi casa? ¿Por qué no lo hace por los canales normales?

    —Bueno... no quise esperar. Además, sólo usted puede autorizar el retiro del fondo de ahorros y mi liquidación de manera inmediata. Voy a hacer un viaje urgente y quisiera solicitarle que me depositen el dinero en una cuenta bancaria. Sé que esto es inusual, pero créame no tengo otra opción. Puedo firmarle el documento que usted desee.

    El anciano inspiró lentamente y movió la cabeza.

    —Mucho me temo, señor Arias, que no puedo hablar de negocios sin antes haber definido perfectamente los derroteros. Haré algunas conjeturas y me corregirá en lo que esté equivocado: usted no puede presentarse mañana a la empresa porque sabe que lo estará esperando la policía. Usted raptó a su hijo. Su esposa le ha levantado cargos y ahora pretende huir …

    Me quedé helado. ¿Cómo estaba enterado de todo eso?

    —Bue... bueno —tartamudeé—. Es cierto que he tenido problemas familiares, pero eso no tiene nada que ver con mi decisión de trabajo...

    —Señor Arias, no trate de hacer demagogia frente a un viejo que podría ser su padre, usted está huyendo, esa es la palabra, e intenta darle la espalda a sus problemas.

    —Llámelo como quiera —respondí decidido al ver que no quedaba nada que ocultar—. Simplemente estoy tomando una decisión. Es verdad que firmé un contrato de trabajo y también es verdad que firmé un acta de matrimonio, pero después de evaluar las cosas que pierdo y las que gano tengo derecho a cambiar de opinión. Mi derrotero es así de claro: estoy decidido a pagar el precio de ese cambio de opinión.

    —Muy bien —convino—, se necesita valor para hablar así. Pero tenga cuidado: usted tiene el derecho de renunciar a todo lo que desee en la vida, siempre y cuando no se olvide que eso debe ser el último recurso.

    Bajé la vista. ¿Qué otro recurso me quedaba? Tal vez el anciano notó la turbación de mi ánimo porque continuó hablando con el entusiasmo propio de un maestro que ha visto la oportunidad de enseñar algo trascendente.

    —La emoción más común y destructiva en los seres humanos, señor Arias, es el desaliento. Es más frecuente y causa más estragos que la ira, el odio, el miedo, la preocupación, el rencor, etcétera. Es la madre de todos los suicidios, es un monstruo letal que se esconde tras la sombra del anonimato. Usted está siendo presa de esa emoción...

    — ¿El desaliento?

    —Sí: desánimo, decaimiento, depresión. Ocurre cuando nos enfrentamos a situaciones aparentemente injustas. Ocurre al sopesar ilusiones, sueños, aspiraciones que no se consumaron. Ocurre al ver la actitud egoísta y cerrada de ciertas personas allegadas.

    Algunos estadistas afirman que por dicha emoción siete de cada diez personas están pensando en cambiar de empleo este año y que el 80 por ciento de los matrimonios están considerando seriamente la separación definitiva. Miles de adolescentes se van de su casa diariamente convencidos de la frialdad, injusticia o autoritarismo de sus padres. La deserción escolar ha llegado a niveles alarmantes porque los estudiantes, ante profesores prepotentes, aburridos o poco estimulantes, se dejan envolver por esa burbuja pegajosa y subyugante que se llama desaliento... Es el mal de nuestros días, contador. La gente está harta de tal situación; está en el camino, pero sin muchos ánimos de seguir.

    — ¿De modo que lo que me pasa a mí es algo común y corriente? ¿Cuál es la salida entonces? No me dirá que "según los preceptos de urbanidad" tenemos la obligación de quedarnos a soportar cualquier atropello con la cerviz agachada como perros.

    —De ninguna manera. No hay nada más denigrante para un ser humano que dejarse humillar, tolerando abusos en silencio. Muchas mujeres soportan golpes, insultos o infidelidades "por el bien del hogar y de sus hijos". No hay actitud más absurda y tonta. La resignación en estos casos es sinónimo de cobardía. Una persona dejada inspira lástima; nadie la respeta porque ella no se respeta a sí misma. Hay millones de seres humanos en ese nivel, que se escudan con el lema de "prefiero no tener problemas" y se ven precisadas a vivir medrosamente con apatía y tristeza...

    —Entonces usted me está dando la razón, una forma superior de reaccionar es respetarse a sí mismo y no dejar que las cosas sigan igual, aunque se tenga que poner tierra de por medio.
    —Bueno..., sí y no —dijo el hombre con interés—. Ser inconforme es estar en un nivel más alto que ser un cobarde. Para decir "no estoy de acuerdo", aunque sea desapareciendo o incitando a otros a protestar, se requiere un cierto grado de gallardía; sin embargo, es cierto que, en este segundo nivel, hay una gran cantidad de gente, mucho mayor que en el nivel anterior, con la compulsión neurótica de maldecir todo. Andan de un lado a otro, nunca están a gusto, se la pasan quejándose, intrigando, propagando chismes e ideas negativas, se la pasan huyendo y regresando, traicionando a unos y a otros. Es un tipo de gente que se encuentra en todos lados: que saca el dinero del país cuando hay crisis, que busca aventuras amorosas cuando discute con su cónyuge, que cambia impulsivamente de empleo o de ciudad con tal de no seguir soportando las cosas que le desagradan. Son infantiles crónicos. Cuando tienen la sonaja por la que lloraban la dejan caer, olvidándose de ella, y lloran por la pelota. Ese es el mecanismo de la perdición. Creen que el patio del vecino es más verde, que su coche es más rápido, sus hijos más nobles, su trabajo menor...

    No supe qué contestar. Esa descripción era mi auténtico retrato.

    —Si usted se mueve en ese estrato —continuó como si hubiese adivinado mi pensamiento—, sepa que hay otro grado mayor al que debe aspirar. Ese tercer horizonte es característico de los próceres, de los grandes hombres de la humanidad, de la gente especial que trasciende, que deja huella. Me refiero a LOS INCONFORMES QUE SE QUEDAN A TRABAJAR. ¿Sabe usted que muchos de los caudillos de la Independencia de todos los países pudieron, para no vivir inmersos entre tanta corrupción y dolor, irse a una tierra más tranquila? No fueron cobardes que toleraron la humillación, pero tampoco inconformes anónimos que hicieron daño escondidos entre los demás o que salieron huyendo para no ser afectados. Pensaban como los grandes: LOS INCONFORMES QUE SE QUEDAN A TRABAJAR... Personas que hacen historia, que son las piedras angulares de la humanidad. ¿Usted sabía que Ghandi estudió leyes y aunque pudo quedarse en Inglaterra a disfrutar la plácida vida aristocrática de los abogados prefirió volver a la India a exponer abiertamente sus inconformidades y a trabajar para su país? Quien alcanza este nivel es alguien que entrega su existencia a aquello que le pertenece... Entiéndalo, es muy claro: los grandes hombres no abandonan su ciudad porque hay epidemia; se previenen, protegen a los suyos, pero se ponen a trabajar, a ayudar, a conseguir víveres...

    Cerca del río Indo había un persa llamado Alí Hafed. Era dueño de una enorme hacienda en la que vivía cómodamente con su familia. Sin embargo, el hombre, aunque rico, sentía que su existencia carecía de sentido y tenía el legítimo deseo de superarse aún más...


    Un día cierto viajero le mostró un diamante y le dijo cuánto valía. El hombre rico obsesionado con la idea de volverse multimillonario vendió la granja, dejó a su esposa e hijos encargados temporalmente con un familiar y salió en pos de su anhelo.

    Alí se gastó cuanto dinero tenía buscando diamantes en todas las playas y ríos de arenas claras, hasta entonces conocidos. Ya en la miseria volvió anónimamente a su ciudad después de varios años pero su familia se había mudado.

    Como un vagabundo fracasado, desalentado y perdido, se adentró en el mar y se suicidó...
    Lo verdaderamente trágico de la historia es ésto:

    El hombre que compró la granja de Alí Hafed, una mañana que estaba dando de beber a sus camellos en el arroyo que pasaba por su terreno, vio una piedra negra que emitía un destello de luz. La limpió y descubrió un cristal precioso. Escarbó en las aguas del riachuelo y casi a flor de piso halló gemas más hermosas y grandes aún. 

    De esta forma y en ese precioso lugar, se descubrió el yacimiento de diamantes más grande del mundo: La mina "Golconda". Las gemas más maravillosas que se han hallado provienen de la que fue la granja despreciada de Alí Hafed."


    Jamás sabremos el tesoro que tenemos en nuestra casa hasta meternos de cabeza a luchar por ella. Si ese hombre se hubiese decidido a trabajar ahí, en el lugar que Dios lo había puesto, en vez de abandonarlo todo e irse a probar fortuna a otras tierras, su final hubiese sido muy distinto. Que no le pase a usted lo mismo. Cambiar no significa progresar. Apréndase esta frase: "Dios bendice a los hombres que progresan sin cambiar su esencia". Hay muchos trabajos y países. Usted puede dedicarse a probar todos ellos, pero créame, no hallará nunca lo que busca hasta que elija uno, lo trate como SUYO y en él apueste el todo por el todo... De la misma forma, entienda: hay muchas mujeres, pero hay sólo una que de algún modo le pertenece a usted y a quien de algún modo usted le pertenece... Es cierto que puede abandonarla si le da la gana, pero no lo haga sin antes haber puesto todo el empeño que es posible poner para hallar la mina de diamantes que hay en ella.

    Miré a mí alrededor. Sentí que me faltaba el aire. Nunca había interpretado las cosas desde ese punto de vista. Era tan confuso. Yo ya había tomado una decisión; y ahora estaba ahí sentado como un niño regañado que no sabe lo que debe hacer.

    —Eso suena muy bien —articulé entre dientes—, pero ¿qué pasa cuando tenemos que vivir en la cotidianidad de los días con gente arrogante, violenta, difícil? ¿Cómo se puede luchar por una familia o por un trabajo si hay incompatibilidad de caracteres entre las personas?

    —Muy buena pregunta. Y la respuesta es igualmente buena y útil. Hay una constante natural en las relaciones humanas que yo llamo la "LEY DE LA SEMEJANZA" y es ésta: 'TODOS LOS MIEMBROS DE GRUPOS DE CONVIVENCIA CERCANA TIENDEN A PARECERSE ENTRE SÍ". Eso significa que tarde o temprano las personas comienzan a adaptarse a la forma de ser de los demás individuos con quienes residen.

    Fuente: Extracto de "La última oportunidad" de Carlos Cuauhtémoc Sánchez.


  • El ego más sutil en la actividad espiritual

    Existe un ego que es muy evidente en las personas simples o poco  mentales. Ese lo vemos continuamente... se detecta y se manifiesta en actos simples y directos, por lo tanto, aunque las personas que lo  dejan a la luz en su vida cotidiana probablemente no lo adviertan, para los demás es obvio.

    Pero existe otro que es temible... es un ego muy astuto, un ego que se esconde tras  una fachada de servicio, de solidaridad o de  actividad espiritual. Y si digo que es temible...no me refiero que sea temible para los demás, sino para el que engaña o se engaña actuando desde él, comprometiendo su despertar u evolución.

    Cuando  crees que estás sirviendo, pero permaneces  siempre a la espera de reconocimiento, ¡Cuidado!

    Cuando te ofendes, porque no se reconocen tus méritos o no se te destaca... ¡Cuidado!
    Cuando se te olvida el Amor como fuente de todo lo que haces... para  estar siempre observando cómo se recibe lo que das... ¡Cuidado!

    Y cuidado también si crees e incluso dices "Yo estoy libre ya de Ego"...porque evidentemente...si pones el "yo" primero… el ego ha entrado por la puerta de atrás, y habla con tu voz.

    ¿Han observado a personas en el camino espiritual que  dicen trabajar sin ego y por otro lado se fotografían abrazado a otros, se filman en vídeos, se auto destacan o tratan siempre de salir con un "mensaje revelador"... cuando ven que ya no pueden llamar la atención?

    Ese hermano...honrado en su proceso...vive bajo el dominio de su ego sutil...hay que amarlo y dejar que haga ese proceso, mas no darle  estímulo para que su ego siga ganando la partida... sino solo permitir que  su Ser superior lo rescate de su engaño, y comience a trabajar con humildad, por Amor al servicio, a los Seres todos...y a su Esencia, que se pone en segundo plano, cuando las demandas del ego arrecian.

    Todos tenemos un Ego. TODOS...aún los autoproclamados maestros, si están en la carne, están cotidianamente trabajando su aspecto egoico para que no tome poder. Ese es el aspecto que quienes  se creen por encima de del ego no entienden...MIENTRAS TENGAS UN YO...TIENES UN EGO...

    Podemos espiritualizarlo, llenarlo de amor integrándolo a la tarea, observarlo y mantenerlo a raya, a través de estar siempre conscientes, alertas y vigilantes. Para que no haga con nosotros lo que quiera, mas es bueno saber, que siempre se disfrazará para engañarnos, así que sin demasiado conflicto, con paciencia y  sin mentirnos, cada día hagamos una revisión de las intenciones que nos mueven. Para que ellas abunden en amor, dedicación desinteresada y sentido de unidad.

    Solo manteniendo esa vigilancia, podemos  decir que estamos creciendo...no sin ego, sino acortando cada vez más la distancia entre lo que es la voluntad personal...de lo que es la voluntad del espíritu.

    Ese es el significado de..."Padre...hágase tu voluntad, no la mía"...como rendición de la personalidad humana a la  luz del espíritu.

    Autor: Tahíta
    (Si lo comparten respeten su autoría y fuente- El respeto por lo que el Hermano escribe, es parte del Camino Evolutivo )


  • Los 5 elementos en la dieta para encontrar el equilibrio en el organismo.


    En Medicina Tradicional China, la dieta y el ejercicio juegan un papel importante para mantener una buena salud ya que contribuyen al óptimo equilibrio en la energía vital denominada Qi (Chi). De hecho, la dieta es uno de los tres orígenes del Qi, junto con el medio y las características heredadas. Por lo tanto, los alimentos que comemos ejercen una influencia directa sobre los excesos y las deficiencias en el organismo de cada persona.
    A diferencia de los principios occidentales que buscan un equilibrio entre proteínas, carbohidratos y grasas, el enfoque oriental se basa en la teoría del yin y el yang y de los 5 elementos. Cuando existe un desequilibrio energético aparece la enfermedad. Una vez que el médico detecta qué es lo que provoca la desarmonía en cada individuo indica una dieta personalizada para reestablecer la salud o prevenir trastornos según la tendencia energética de cada persona.

    Los 5 elementos en la dieta
    La teoría de los cinco elementos se basa en la idea de que todos los fenómenos del universo son el resultado del movimiento y mutación de las cinco categorías: madera, fuego, tierra, metal y agua. Para gozar de buena salud, en la Medicina Tradicional China (MTC), estos elementos deben estar en armonía. Según esta teoría existen relaciones entre los sabores, los elementos y la fisiología y psicología en el ser humano. A cada órgano le corresponde un sabor, un olor, una textura y una emoción.

    El término "sabor" hace referencia a la naturaleza curativa de un alimento o planta y no necesariamente a su sabor tal y como se entiende en Occidente. Por ejemplo, entre los alimentos picantes se encuentran el ajo, el jengibre y las cebolletas; los limones, las manzanas y los kiwis se consideran agrios; el café, el té y las almendras se consideran amargos; los dátiles, el arroz y el pollo son dulces, y el cerdo, los mejillones y la sal sin refinar son salados. Cada sabor se asocia con una categoría yin o yang: los alimentos agrios, amargos y salados son yin, mientras que los picantes y los dulces son yang. Cada sabor se asocia también a un movimiento específico del Qi y a un órgano vital, de forma que los alimentos con un sabor determinado se emplean para tratar disfunciones sufridas por el órgano correspondiente. Veamos la siguiente descripción:
    • Picante: corresponde al elemento Metal y al órgano pulmón. Los alimentos de este grupo estimulan las glándulas y ayudan a digerir ciertos nutrientes, también dispersan todas las mucosidades. Se caracteriza por realizar una estimulación de la circulación energética y de la sangre, también es responsable de un aumento de la sudoración, de la apertura de los poros y del esfínter, y, por tanto, de la eliminación de líquidos al exterior. India y Méjico hacen un gran uso de este sabor evitando el letargo producido por el exceso de calor. Según nuestra constitución habrá que tener cuidado de no abusar de lo picante.  Lo encontramos en los rábanos, cebollas, guindillas y pimientos picantes.
    • Salado: corresponde al elemento Agua y al órgano riñón. Se caracteriza por retener agua y aportar electrolitos, con lo que el hígado puede realizar mejor sus funciones metabólicas. La sal de mesa común no es la más adecuada, se recomienda la sal marina con mayores nutrientes. Hay productos como el miso que ya contiene gran cantidad de sal. Un exceso de sal puede acarrear hipertensión arterial, inflamaciones de la piel y exceso de calor.
    • Ácido: corresponde al elemento Madera y al órgano hígado. Favorece también las funciones de la vesícula biliar. Todas las sustancias que son ácidas aportan protones necesarios para el buen funcionamiento del corazón. El alcaucil está en este grupo, es bueno para la desintoxicación y actúa como drenante. El sabor ácido en exceso puede agriar el carácter acentuando la envidia y el resentimiento, pero en su justa medida estimula nuestro ingenio y el intelecto. En el plano físico, su abuso agrava las úlceras e irrita las mucosas.
    • Amargo: corresponde al elemento Fuego y al órgano corazón, se caracteriza por estimular el paladar y las secreciones gástricas,  ayuda en las digestiones lentas, tonifica los tejidos y colabora con la eliminación de tóxicos. Los alimentos amargos son digestivos. De hecho, los aperitivos son bebidas amargantes. Encontramos este sabor en todas las verduras amargas como son las endibias, escarolas, pepinos. La corteza de los limones y verduras de hoja verde.
    • Dulce: corresponde al elemento Tierra y a los órganos bazo y páncreas. Con el sabor dulce se tonifica el cuerpo, se hidrata y suaviza la garganta, mejora la ventilación pulmonar. El exceso de preocupación y reflexión afectaría al bazo, por ejemplo, en épocas de estudio se puede ver sobreexigido, por lo que los alimentos dulces especialmente aquellos que se asimilan lentamente como cereales integrales, mijo, arroz integral, calabazas, nos ayudarán a reequilibrar este órgano. En lo psicológico, calma el humor excitado e inquieto.
    Los Alimentos en relación a los Cinco Elementos

    Alimento
    Madera
    Fuego
    Tierra
    Metal
    Agua
    Verduras
    Hojas finas
    Hojas anchas
    Redondas
    Raíces picantes
    Raíz
    Cereales
    Trigo
    Maíz
    Mijo
    Arroz
    Legumbres
    Carnes
    Pollo
    Ovinos
    Vacunos
    Equinos
    Cerdo

    La dieta equilibrante
    Además de tener en cuenta los 5 elementos, una dieta tradicional china incluye una ingesta debidamente equilibrada de alimentos yin y yang, así como una gran proporción de alimentos neutros, tales como el arroz y la mayoría de cereales. Puesto que cada alimento compensa los excesos y las carencias del cuerpo de un modo específico –y puesto que cada individuo tiene sus propias necesidades-, ciertos alimentos se consideran perjudiciales para un individuo mientras que para otro son beneficiosos. El primer paso para adoptar una dieta china consiste en identificar la constitución del individuo. Una persona puede tener una constitución caliente (yang) o fría (yin). Veamos:

    Tipos de constitución y alimentos recomendados por la dieta tradicional china

    EXCESIVAMENTE YANG
    Características
    Personas corpulentas, de cara roja, suelen tener calor, transpiran mucho, tienden a ser hiperactivas, comen y beben en exceso.


    Alimentos recomendados
    Pescado blanco, pato, conejo, trigo, cuscús, cebada, mijo, porotos verdes, arvejas, soja, tofu, ensaladas, espinacas, remolacha, calabacines, limones peras, manzanas, mandarinas, sandía y uva.


    Alimentos a evitar
    Manteca, leche, todos los productos cárnicos, huevos duros, carnes curadas, quesos grasos, trigo sarraceno, pasta, ajo, cebollas, jengibre, apio, pimienta negra, curry y frutos secos.

    EXCESIVAMENTE YIN

    Características
    Personas obesas, con escasa capacidad respiratoria, que tienen las extremidades frías, se mueven despacio, retienen líquidos y duermen mucho

    Alimentos recomendados
    Cebollas, ajo, jengibre, clavo, zanahorias, apio, hinojo, cordero, ternera, pollo, trigo sarraceno, mijo, castañas, frutos secos, cerezas, lichís e higos.

    Alimentos a evitar
    Ensaladas crudas, pepino, tomate, berro berenjenas, algas ruibarbo, manteca, leche, queso, cerdo, conejo, pato, trigo, cebada, avena, maníes, semillas y aceite de girasol, limones, naranjas, pomelo, sandía, melón, peras y mango.

    POCO YANG

    Características
    Personas delgadas que suelen estar cansadas y pálidas, y tener frío, con voz suave y baja, y una tendencia a sufrir enfermedades crónicas poco importantes, sobre todo en invierno.


    Alimentos recomendados
    Ajo, cebollines, clavo, canela, cilantro, berenjenas, zanahorias, apio y col cocidos, calabaza, espinacas, puerro, papas, avena, maníes, trigo, maíz, arroz, soja, mijo, leche caliente, ganso, pollo, miel, marisco, castañas, frutos secos, cerezas, uvas, lichís e higos.


    Alimentos a evitar
    Ensaladas, zanahoria y col crudas, pepinos, tomates, leche de vaca fría, clara de huevo, judías, guisantes, naranjas, piña, pomelos y sandía.

    POCO YIN

    Características
    Personas delgadas, de tez oscura, piel seca, cuerpo caliente y con tendencia a tener una temperatura corporal baja.


    Alimentos recomendados
    Berenjenas, remolacha, pepino, espinacas, ensaladas, champiñones, leche de vaca, huevos, pescados de río, cangrejos, gambas, codornices, pato, limones, higos, mandarinas, papayas, peras, manzanas, mangos, melones y pomelos.


    Alimentos a evitar
    Clavo, canela, pimienta, zanahorias, puerro, trigo sarraceno, damascos, castañas, uvas, huevos fritos, pavo, faisán, cordero, frutos secos, café, vino, alcohol y vinagre


    Fuente: Revista Predicciones


  • La envidia mata

    Había dos águilas. Una de ellas podía volar más alto que su compañera, y a ésta no le gustaba nada. Entonces la menos capaz habló un día con un tirador y le pidió que volteara a su rival.

    El tirador le dijo que lo haría si tuviese plumas adecuadas para sus flechas. Entonces el águila arrancó dos plumas de sus alas y se las entregó.

    El cazador disparó sus flechas pero ellas no alcanzaron al águila, que volaba demasiado alto.

    La compañera envidiosa siguió arrancándose las plumas hasta que al fin se sacó tantas que no pudo volar, y el cazador la mató…

    Desconozco su autor


  • La fuerza de un "Te quiero"

    Pueden decirte "TE QUIERO" de muchas formas o maneras diferentes, hay un "TE QUIERO" para casi cada instante..

    Hay un TE QUIERO dicho por el amigo...

    Hay un TE QUIERO dicho con las manos...

    Hay un TE QUIERO dicho en la voz de un niño...

    Hay un TE QUIERO dicho con el silencio...

    Hay un TE QUIERO dicho con una sola mirada...

    Hay un TE QUIERO dicho con un suspiro...

    Hay un TE QUIERO dicho con pasión...

    Hay un TE QUIERO dicho compartido...

    Hay un TE QUIERO dicho con el Alma...

    Hay un TE QUIERO dicho con el corazón...

    Hay un TE QUIERO dicho con Amor...

    Hay un TE QUIERO dicho de compasión...

    Hay un TE QUIERO dicho cargado de ardor...

    Hay un TE QUIERO dicho rebosando ternura...

    Hay un TE QUIERO dicho lleno de locura...

    Hay un TE QUIERO dicho en la más honda amargura...

    Hay un TE QUIERO dicho, casi sin decir... como un leve susurro, que te eleva hacia lo más alto del Universo...

    TE QUIERO... TE QUIERO... TE QUIERO...

    ¡Pero muuucho!

    Preciosas palabras que olvidamos en ocasiones.

    Palabras mágicas que nos cuesta tanto pronunciar...

    Desconozco su autor



  • ¡Decida ser feliz!
    “Mantenga sus pensamientos en lo que usted se propone crear. Manténgase constantemente con el campo de la intención, y entonces mire  las pistas que usted está convocando de  la fuente todo-creativa que estén  llegando en su vida. “
    - Dr. Wayne W Dyer

    Su intención es el catalizador dominante para las leyes del deseo y de la intención. Nada de lo que hace es sin propósito, esté enterado de él o no. Cuando usted tiene una dirección clara y honorable tanto en su vida diaria con en la búsqueda de sus metas, usted cae dentro de las fuerzas naturales de la ley del Deseo Puro, y de nuevo, la conciencia es la clave. Usted debe estar enterado (y tomar control) de sus intenciones.

    Cualquier acción, decisión, o comportamiento que usted elija podrían tener un número de diversos objetivos detrás de ellos. Aunque el hecho puede no cambiar, una intención diferente puede transformar su energía totalmente, y por lo tanto modificar las consecuencias que usted trae a su vida.

    Como ejemplo, miremos una situación común del lugar de trabajo que puede parecer positiva en la superficie pero que realmente depende de la intención. Digamos que usted da a su supervisor un elogio. Si usted está expresando algo genuino que realmente siente y usted simplemente desea  compartir algo afirmativo, entonces la intención y el acto son positivos. Esto crea una honra resonante, y solamente los resultados beneficiosos se volverán a usted. Digamos, sin embargo, que usted “está intentando utilizar ese elogio para adular a su jefe, quizás esperando conseguir un aumento o una buena evaluación. En este caso, su intención es manipulante, y su energía resuena con una vibración densa y engañosa. Por supuesto, usted puede conseguir el aumento o la buena revisión, pero usted está limitándose para magnetizar algo engañoso y que controlará a algún otro.

    Si su motivación por ser agradable en cualquier situación es con la intención de ganar la aprobación o de probar su propio valor, usted esencialmente está intentando manipular la autoestima y la aceptación.

    Este tipo de propósito puede  solamente negar la energía que usted envía, difundiendo un mensaje muy claro de que usted no cree que merezca ser valorado. Su elogio (o cualquier otro acto de agrado) puede parecer ser bueno, pero si lo ha hecho a partir de la desesperación, se invierte totalmente la energía. Lo mismo que el poder de su intención-para invertir totalmente su vibración y por lo tanto las consecuencias de su vida. 

    Todo lo que usted hace es conducido por esta fuerza. Si usted está desayunando, conduciendo al trabajo, escribiendo un cheque, o haciendo su trabajo, usted está enganchando a estas actividades con significado. Incluso la tarea más aburrida tiene intención por debajo de ella. Por supuesto hay el propósito obvio, pero hay también una energía subyacente de la cual no se entera. Usted puede pensar que su meta para conducir al trabajo es simplemente llegar allí, pero cuál es su intención para la experiencia de ello? ¿Qué clase de energía usted se propone usar durante esta actividad? Puede ser simplemente una mañana en la cual se dirige al trabajo, pero la manera que usted lo hace es importante. Su propósito obvio para escribir un cheque es pagar algo, pero cuál es la energía racional detrás de eso? No es solamente las razones superficiales que usted tiene que considerar; es también la intención de la experiencia.

    Cuando usted está conduciendo al trabajo, usted puede decidir gozar del paseo, o usted puede pasar su tiempo preocupado de lo que usted tiene que hacer en ese día. Mientras que escribe un cheque, usted puede elegir apreciar lo que usted está pagando, o usted puede preocuparse de cómo queda poco dinero en su cuenta de banco. Mientras hace su trabajo, usted puede ser agradecido con el trabajo que usted tiene y proponerse hacerlo mejor, o usted puede arrastrarse durante el día, lamentando el tener que estar allí de todos modos.

    En la ejecución de estas actividades, con cuales de estas opciones  piensa usted obtendrá los mejores resultados? Sus intenciones mentales son una fuerza de gran alcance porque dirigen su creación consciente. Piense en cuántas experiencias pasa cada día con una corriente negativa. Usted puede pensar que no es gran problema, pero esta clase de acercamiento a vivir crea un vicioso ciclo de energía. Las intenciones temerosas y resentidas, los comportamientos manipulantes crean las energías negativas de preocupación, energías negativas solamente aumentan su miseria.

    ¡Decida  ser feliz! 

    Es hora de experimentar las actividades de su vida con una intención positiva, para ver cada parte de su realidad con gratitud y confianza, en vez de la preocupación constante que abruma a tanta gente. Cuando el miedo y la ansiedad se convierten en sus emociones dominantes, su energía impregna sus motivaciones. Eso es qué sucede cuando usted está pensando siempre cosas como que pasa si no puedo pagar las cuentas? ¿Qué pasa si no hago la venta? ¡Odio mi trabajo! ¡Soy un fracaso! En un cierto plazo, éstos y otros pensamientos negativos se convertirán realmente en sus expectativas.

    Usted ha oído hablar probablemente de las  “profecías auto satisfactorias.” Bien, créalo o no, esta frase es una verdad científica. El foco de su energía emocional puede transformar realmente el miedo de un cierto problema futuro en un plan subconsciente para hacer ese problema una realidad. ¡Usted puede pensar que su meta es abundancia, pero si usted vive en el terror a la pobreza, este mismo miedo se convierte en su intención! Cuanto más  usted tema ser pobre, más su vibración negativa aleja la abundancia.

    Ésta es la energía dinámica Paradójica; usted debe cambiar de la desesperación a la determinación. Usted debe trabajar en sus metas, y proponerse confiar; vivir feliz ahora. Si usted está escardando en el jardín o está haciendo el lavadero, salga de su negatividad y vea el potencial de alegría en cada tarea. Esto es especialmente verdad en la búsqueda de sus sueños. Su intención para la abundancia o cualquier otra cosa debe ser pura, nunca conducida por el miedo. La gente a menudo me pregunta cómo mantener un enfoque fuerte en sus deseos sin caer en este hoyo emocional. Piense en la diferencia de energía entre la desesperación y la determinación, el primero es una necesidad basada en el miedo de sus resultados deseados. El último, por otra parte, es la intención de tomar la acción pacífica pero persistente en la dirección de sus sueños, apuntando siempre en crear felicidad incluso antes de lograrlos.

    Estas experiencias son polos separados. Usted puede sentir una vibración diferente aun con el puro hecho de pronunciar las palabras desesperación y  determinación. Cambie su intención de la angustia hacia una intención más determinada liberando sus miedos al resultado. Cuando usted está desesperado, usted ha dado demasiada energía al resultado. Pero usted puede tomar las riendas y controlar volviendo a una intención pura. Para calcular qué clase de acercamiento usted está tomando, mire en estas declaraciones para ver qué grupo representa su energía:

    INTENCIONES DESESPERADAS   
    .   Mi meta (trabajo, dinero, relación, etc.) es lo que realmente me hará feliz.
    .   Sé que este logro me hará un éxito.
    .   Alcanzar mi deseo me dará la sensación deseada.
    .   Solamente avanzo me siento sano y seguro.
    .   Tengo que apresurarme para hacer que esto suceda. No puedo parar de trabajar en esto hasta que todo esté bien.

    INTENCIONES DETERMINADAS   
    .   Yo tengo el poder  para hacerme feliz.
    .   Puedo alcanzar mis metas más adelante y todavía sentirme exitoso hoy.
    .   Puedo elegir aceptarme ahora.
    .   Tengo la energía de sentirme a salvo y seguro en el momento actual.
    .   Tengo la energía de crear estas emociones y experiencias positivas ahora mismo.
    .   Puedo elegir confianza enseguida y dejar ir el miedo.  

    Conforme usted lee las declaraciones, usted puede sentir la diversas energía que cada sistema produce. Liberando los temores, ataduras emocionales a sus metas será una parte crucial para cambiar a una vibración más pacífica, más receptiva. Una consciencia positiva y un propósito optimista y confiado crearán la resonancia magnética que atraen sus deseos. Usted debe dejar ir la necesidad de su meta para magnetizarla más rápidamente. Esto se alcanza cuando usted abraza sus intenciones emocionales para la felicidad, el éxito, y la aceptación en el momento actual.

    Nunca se obsesione por con una sola manera de  alcanzar sus sueños emocionales, abrace a todas las opciones que pueden estar disponibles para crear esas sensaciones ahora. Cuando usted está ansioso por conseguir una meta específica, visualice el resultado que usted desea con entusiasmo y optimismo. Entonces afirme: estoy atrayendo esto o algo mejor a mi vida ahora mismo. ¡Esto le despertará a las opciones abundantes en su búsqueda. Entréguese y confíe en el resultado abierto de sus deseos. No hay más energía magnética que la confianza y flexibilidad y ninguna mejor manera de convertir sus intenciones en realidad.

    DIARIO PARA EL ÉXITO

    Para entregarse genuinamente, usted debe mirar adentro de sus intenciones verdaderas. Hágase estas preguntas tanto en la meditación y  en la  escritura un un cuaderno especial para notas diarias:   

    .   ¿Cuándo pienso en mis deseos, cuales son mis emociones? ¿Siento preocupación y miedo o soy optimista y tengo esperanza?
    .   ¿Qué resultado emocional (no financiero) pienso traer a mi vida de esta meta ? ¿Qué puedo hacer o pensar para crear este estado ahora?
    .   ¿Mi propósito es basado en el miedo o la manipulación de alguna manera? ¿Aumenta o disminuye mi propio sentido de la dignidad y del honor?
    .   ¿Es mi intención optimista no solamente para los resultados futuros pero también para las actuales actividades? Si no, por qué no? ¿Qué otra opción puedo yo elegir?
    .   ¿Las intenciones alrededor de mi meta están en conflicto de alguna manera? ¿Si es así, en qué motivación positiva y pura puedo enfocar mi energía ahora?

    Abierto, Claro, y Sin conflictos

    Puesto que sus intenciones son sus formas para ordenar al Universo, usted debe ser muy específico, seguro, y optimista. El ser confuso sería como entrar un restaurante y decir a la camarera, “tengo hambre.” Usted tiene que estar enterado de lo que usted desea y dejar saber al Universo exactamente de los detalles. Los pensamientos que están en conflicto traen condenación, incluso para los deseos que trae desde hace mucho tiempo. Usted debe vivir con cierto conocimiento y la creencia fuerte, diciéndose:

    Puedo hacer esto. Voy a hacer esto. ¡Lo merezco!  No hay sitio para dudas o  contradicciones solamente para una intención pura y directa. Ya sea sobre sus capacidades o valores, usted no puede ensuciar la orden que le hace al Universo con negatividad y resistencia. Considere qué sucedería si usted entrara a un restaurante y dijera a camarera, “bien, quisiera el filete, pero quizá debo comer una hamburguesa. . . pero un filete suena tan bueno. . . . “Ella simplemente dará la vuelta y se marchará. Pero digamos que le da una segunda oportunidad y esta vez usted dice, “realmente quisieran la langosta, pero no quiero gastar mucho dinero en mi, creo que solamente tomaré un sándwich de pescado...¡Pero realmente me gustaría la langosta!

    ¡Eventualmente la camarera no se volverá a acercar! El Universo trabaja de la misma manera. ¡Si usted está cambiando constantemente de una intención a otra, de deseo a la incredulidad, el no puede saber que darle, de modo que no le dará nada! Usted puede pensar, deseo una nueva relación, pero también pensar, me han lastimado tantas veces. Usted puede esperar conseguir una promoción grande, pero usted puede también temer que los otros candidatos sean más calificados.

    El tomar las cosas de esta manera envenena su energía y   nubla su consciencia, alejando el flujo Universal. Sus intenciones deben estar claras, y sin conflictos, y abiertas a recibir. Mantenga una visión fuerte de su meta y envíela hacia fuera de usted. El universo está esperando por sus órdenes, pero usted tiene que dejarle saber lo que usted desea. Cree una consciencia actual sobre sus intenciones-no solamente sobre sus metas a largo plazo, sino que también sobre su vida de cada día. Por ejemplo, cuando considero el día siguiente, mi primera intención es crear felicidad y valor en todo que lo haga, y trabajo en compartir esas energías con otros.

    Cuando comienzo una nueva actividad, intento planear mi acercamiento emocional. Puesto que cada cosa que usted hace tiene un enfoque que dirige su producción energética, usted necesita estar completamente enterado de sus motivaciones verdaderas, especialmente por las que magnetizan los éxitos mayores.

    CONSEJOS PARA OBTENER INTENCIONES CONVINCENTES

    Usted puede tener más control sobre su producción energética incluyendo estos indicadores para las intenciones convincentes cada día:  


    • Pase algunos minutos cada mañana meditando o escribiendo sobre sus intenciones para ese día. Véase así mismo realizando  sus actividades previstas con un conocimiento claro de su propósito para cada una, hágalo positivo, optimista, y alegre. Haciéndolo de este modo, usted está proyectando una consciencia más brillante hacia fuera y está pensando en un día feliz, y exitoso.  
    • Enfoque sus intenciones muchas veces al día. Si usted está experimentando un rato difícil o trabaja en un proyecto desafiante, renueve su dirección consciente tan a menudo como sea posible. Tome un descanso en la mañana, en el almuerzo, o después de trabajo para crear una intención positiva para las horas próximas. 
    • Intente enganchar  intenciones más positivas durante las actividades mundanas de su vida. Esté enterado de su dirección mental mientras realiza cosas como comer, conducir, y tareas de casa. Encuentre un propósito positivo y sincero, en la experiencia de cada  tarea, y cambiará la naturaleza de su energía totalmente.
    • Por la tarde, cree una intención consciente para su energía de la noche. Afirme: Dormiré profundamente esta noche. Despertaré relajado, restaurado, y entusiástico, esperando comenzar mi día.
    • Reevalúe sus intenciones de sus metas periódicamente. Cerciórese de que usted no está creando conflicto alrededor de sus deseos nublándolos con miedo. Manténgase enfocado, abierto con determinación, y optimista para así poder mantener sus deseos por el buen camino.

    Sus intenciones ponen la base para su éxito futuro, así que no los deje enredarse en la duda y  confusión. Nunca niegue sus capacidades o pase por alto su valor, y nunca, minimice la gran abundancia de posibilidades Universales. Un deseo puro sabe que su meta esta disponible y realizable. ¡Usted lo merece, así que inténtelo!

     AFIRMACIONES PARA INTENCIONES PURAS Y FUERTES


    • Comienzo a observar más de cerca el porqué hago las cosas  que hago. Entiendo que mis intenciones son fuerzas poderosas en mi vida.     
    • Tengo la fuerza para hacerme feliz. Ésta es mi responsabilidad y mi actual intención.  
    • Me abro a las opciones abundantes que el Universo tiene que ofrecer. Hay un montón de maneras de hacer que mis sueños se hagan realidad.  
    • Cada día estoy más consciente de todas mis intenciones. Elijo vivir cada día basado en confianza y amor.  
    • Traigo una intención alegre y consciente a todo lo que hago aun en las diarias tareas de la vida.
     Ver capítulos anteriores del Taller de Autoestima
    Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 251 Volumén 2:El Sentir Vacío Interno


  • Soltar la carga que llevamos

    El maestro narró a sus discípulos el siguiente relato:

    - Un hombre que iba por el camino tropezó con una gran piedra. La recogió y la llevó consigo. Poco después tropezó con otra, igualmente la cargó. Todas las piedras con que iba tropezando las cargaba, hasta que aquel peso se volvió tan grande que el hombre ya no pudo caminar.

    ¿Qué piensan ustedes de ese hombre? Preguntó el maestro

    - Que es un necio -respondió uno de los discípulos- ¿Para qué cargaba las piedras con que tropezaba?

    Dijo el maestro: - Eso es lo que hacen aquellos que cargan las ofensas que otros les han hecho, los agravios sufridos, y aun la amargura de las propias equivocaciones. Todo eso lo debemos dejar atrás, y no cargar las pesadas piedras del rencor contra los demás o contra nosotros mismos.

    Si hacemos a un lado esa inútil carga, si no la llevamos con nosotros, nuestro camino será más ligero y nuestro paso más seguro.

    Así dijo el Maestro, y los discípulos se hicieron el propósito de no cargar nunca el peso del odio o del resentimiento.